Complacencia

Alertaba ayer Coudet al término del partido. “Nos tiene que doler mucho más perder. Necesitamos un cambio de mentalidad, creo que podemos dar más, tenemos que dar más”, dijo ante los medios después de que su equipo se volviese a pegar el enésimo tiro en el pie esta temporada. 

Aviso a navegantes. Discurso muy serio del ‘Chacho’, quizá el más serio desde que es entrenador del Celta. Y con razón. 5 puntos de 27 acumula el equipo en Balaídos, un dato esperpéntico e indigno de un club que pretende optar a algo más que a una rácana y sufrida permanencia. Ayer fue el Valencia el que, simplemente, tuvo que esperar a que el rival le regalase los goles. 

Porque no hace falta querer ganar para ganar al Celta. La receta es más sencilla. Basta con entregarle el balón a sus defensas y esperar a que fallen como si de alevines se tratase. Ayer, en 2 ocasiones y con fallos en cadena. Dituro, Tapia, Kevin, Araújo,... Dantesco. Es tal la falta de seriedad defensiva que hasta puede parecer un problema de complacencia.  Lo dejaba caer Denis Suárez el término del partido. “Ya no vale lo de el equipo juega muy bien y tenemos menos puntos de los que merecemos, si al final seguimos así vamos a estar toda la temporada ahí y vamos a estar peleando por no bajar y ese no es nuestro objetivo”, explicó el de Salceda, que ayer, tras toda la polémica de las últimas semanas, se convirtió en el único generador de fútbol del ataque vigués. 

No despega el Celta en la clasificación. Coudet, que ayer perjudicó al equipo con su inmovilismo táctico -Beltrán en banda derecha es inoperante-, está con la mosca detrás de la oreja. O arregla rápido la sangría defensiva o el equipo vigués volverá a estar condenado a sufrir por algo que no le corresponde ni por presupuesto ni por historia. Y ya son demasiados años no sabiendo aprovechar al mejor jugador de todos los tiempos en Vigo. Un fracaso deportivo permanente que nadie en la entidad ha sabido asumir. Una preocupante complacencia que ha privado al club de sueños mayores. Queda tiempo, sí. Pero, o se corrige rápido el rumbo, o pintan bastos otro año más. 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS