Victoria y ventaja mínima ante el UCAM Murcia

El Celta superó al UCAM Murcia por una diferencia mínima (0-1) en la ida de dieciseisvamos de Copa. El marcador final, valioso pero inconcluyente, es buen reflejo de un encuentro en el que el visitante se mostró más capaz en el área rival, pues supo materializar el control que ejercía en un momento dado en forma de gol. Algo de lo que no fue capaz un suelto y digno conjunto universitario, que en ningún momento renunció al orgullo y que tuvo opciones hasta el final. A pesar del resultado positivo de la expedición, Berizzo deberá seguir en la búsqueda de un juego más constante y fluido, pues fueron raros los momentos en los que los de celeste mostraron verdadera personalidad.

En los compases iniciales, los locales hicieron valer el factor campo para empujar al Celta hasta el área propia. Los hombres de partida –con Costas de lateral derecho, Pape Cheikh como medio ofensivo, Naranjo en banda izquierda y Guidetti de referencia– tardaron en encontrarse cómodos, las jugadas eran demasiado previsibles, y la presión, desorganizada. El conjunto vigués se enfrentaba a un bloque con las líneas próximas entre sí pero flexible, con varias líneas de ataque. 

A partir del minuto veinte, los de Berizzo comenzaron a encontrar caminos alternativos al balón en largo. Lo que hasta entonces eran combinaciones superfluas, inofensivas en ambas bandas, se convirtió en un frente móvil, capaz de llevar la pelota de un costado al otro. La primera oportunidad clara llegó tras una diagonal de Naranjo, un recorte oportunísimo de Costas y el posterior disparo de Hernández, dirigido a la escuadra, pero que atrapó el meta local, bien colocado. Esta estrategia hizo que el UCAM quedara restringido al campo propio, hasta que en una falta indirecta llegó el único tanto del choque. Díaz puso la pelota en el corazón del área, Roncaglia se encontró con el poste y Cabral asistió con fortuna a Sergi Gómez (43’).

Tras la reanudación, el guión fue parecido al de la media hora anterior. Wass entró para dar descanso a Díaz, y el Celta dio muestras de saber llevar el encuentro, mas también de no poder cerrar el asunto. Señé gozó de una gran ocasión, con un disparo que taponó el guardameta. Lo que siguió fue un intercambio de golpes parejo hasta prácticamente la conclusión, con el medio campo poco a poco diluyéndose por el cansancio. El mencionado Señé y Naranjo protagonizaron varias acciones ofensivas mal resueltas, una falta de acierto que afectó también a Rossi cuando entró en el sitio de Guidetti, quien por cierto ofreció buenas prestaciones. El colegiado invalidó un tanto del propio Rossi por fuera de juego en el minuto setenta y cinco, punto en el que comenzó el último arreón de los murcianos. 

Durante este tramo la zaga reforzó las posiciones y el ataque fue más bien prudente, de manera que el esfuerzo del local fue fútil. Pitido final, 0-1 en el luminoso. El Celta mantuvo la portería a cero –parecía una consigna específica, con una defensa bastante conservadora– y tuvo acierto para aprovechar una producción ofensiva lejos de la esperable, aunque suficiente en este caso. El UCAM Murcia sigue con opciones para la vuelta, que se celebrará el 22 de diciembre.

 

Ficha técnica

UCAM Murcia (0): Biel Ribas; Tekio, Tito, Álvarez, Góngora; Basha, Juande (Morillas, minuto 61), Ros, Guichón (Juanma, minuto 80); Milla (Pallarés, minuto 67), Natalio.

Celta de Vigo (1): Sergio; Costas, Sergi Gómez, Cabral, Roncaglia (Jonny, minuto 82); Díaz (Wass, minuto 46), Pape Cheikh, Hernández; Señé, Guidetti (Rossi, minuto 66), Naranjo.

0-1 (42’): Sergi Gómez.

Árbitro: Alfonso Álvarez Izquierdo, del comité catalán. Amonestó a Guichón (29'), Góngora (37') y Hugo Álvarez (74’), por parte del Celta a Hernández (31') y Naranjo (52').

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS