Empate y gracias

El Celta decepcionó en la primera final que disputó este curso. Los vigueses dejaron escapar la ventaja inicial cosechada en los primeros minutos del encuentro y realizaron uno de sus peores partidos este curso. El marcador no hace justicia al juego demostrado por los belgas, que pudieron volver a su país con un resultado mucho mejor del cosechado. El tanto de Laifis hizo justicia y deja todo para una última jornada en la que el Celta se la tendrá que jugar con el Panathinaikos.

Como se esperaba, Berizzo no se guardó nada para su duelo con los belgas y puso en liza su mejor once. Con los Aspas, Hernández y demás sobre el césped, el Celta fue mucho más reconocible que en Éibar, protagonizando un buen comienzo de partido. La primera combinación rápida de los celestes acabó con un disparo de Guidetti que se encontraba con el poste de la portería visitante. Los gallegos no perdonarían en su siguiente acercamiento y Aspas pondría por delante a los suyos con una fantástica maniobra: el moañés aprovechó un saque de banda para escaparse entre tres defensores y disparar a la escuadra el esférico para poner el 1-0 en el electrónico.

Los momentos posteriores al gol fueron los mejores del Celta, gestando buenas jugadas y disponiendo de alguna ocasión de peligro. Veinte minutos tardaron los belgas en quitarse de encima el dominio vigués para imponer su juego, provocando que el Celta comenzara a retrasar sus posiciones. En este contexto creció la figura de Ishak Belfodil, protagonista de los mejores acercamientos belgas ya fuera asistiendo a sus compañeros o finalizando él mismo las jugadas. Sin embargo, la más clara del conjunto rouge la tendría el ariete portugués Orlando Sá, que estrelló en el palo un buen cabezazo tras una falta lanzada al interior del área de Rubén.

El partido pudo marcharse al descanso con otro gol celeste, pues Pione Sisto estuvo a centímetros de culminar una buena jugada ensayada, pero su disparo se encontró con uno de los defensores belgas. Tras el paso por vestuarios mejoraron los vigueses, practicando un fútbol similar al de los primeros compases del primer período, teniendo algún acercamiento de peligro. Sin embargo el control celeste fue un espejismo, pues los belgas apenas tardaron diez minutos en devolver el encuentro a la dinámica de los treinta minutos anteriores.

Con el Standard cada vez más arriba, Berizzo intentó recuperar el centro del campo dando entrada a Radoja por Díaz, pero el serbio fue insuficiente para evitar lo que cada vez parecía más claro. Rubén siguió dándole la noche a Orlando Sá y Belfodil con varias intervenciones de mérito, pero el portero mosense no pudo hacer nada para atajar el gol del empate de Laifis. Tras varios minutos de acoso belgas, el chipriota remataba solo en el área para hundir a un Celta que braceaba para mantenerse a flote en la recta final.

El arreón final de los celestes, que tuvieron en las botas de Sisto una ocasión para ponerse de nuevo por delante, pero fue insuficiente. Con el pitido final, al Celta sólo le queda encomendarse a que el Ajax compita el último partido y salir de Atenas con un resultado favorable. Las cuentas están claras: perder deja fuera a los vigueses, mientras que un empate vale siempre y cuando el Standard no consiga puntuar en la última fecha; en caso de que el Celta volviera de Atenas con tres puntos estaría clasificado, siempre y cuando el Standard no gane o anote un gol menos que el Celta.

 

Celta: Rubén; Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny (Sergi Gómez, min. 82); Tucu Hernández, Marcelo Díaz (Radoja, min. 62), Wass (Rossi, min. 82); Pione Sisto, Aspas y Guidetti.

Standard de Lieja: Hubert; Fai, Scholz, Laifis, Fiore; Raman (Badibanga, min. 88), Cissé, Trebel, Edmilson (Embenza, min. 61); Belfodil y Sá.

Árbitro: Benoit Bastien (Francia): Expulsó a Iago Aspas (min. 90) y mostró amarilla a Sá, Laifis y Belfodil.

Goles: 1-0: min. 7, Aspas; 1-1: min. 81, Laifis.

Incidencias: Partido de la quinta jornada del grupo G de la Europa League, disputado en Balaídos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS