Incomparecencia

Obligaron las internacionalidades varias y la cita clave ante el Standard a unas rotaciones que siguen sin funcionarle a Berizzo. La unidad B no termina de carburar. Ya sea por nombres –la diferencia entre titulares y suplentes es sangrante-, por la cantidad de cambios o por el sistema, el ‘Toto’ no da con la clave para conseguir que el Celta sea medianamente reconocible cuando falta su columna vertebral.

El comienzo del choque hacía presagiar ya lo peor. El Eibar, con una idea simple pero efectiva, borró a los celestes del campo. Adelantaron líneas, superaron la floja línea de presión gallega e hicieron sangre por los costados. Colaboró una zaga celeste que arrancó aturdida. Fontàs y Sergi ejercían de centrales, con Roncaglia haciendo de lateral y Mallo de centrocampista. Cuando todavía se estaban haciendo a la nueva configuración, avisó Enrich, que se escapó de Fontàs para probar a Rubén.

Apenas cinco minutos después, un centro lateral lo remató otra ve Enrich a la cruceta. El rechazo, con la defensa celeste haciendo un homenaje al ‘mannequin challenge’, lo aprovechó Fran Rico para fusilar a Rubén Blanco. No necesitó más el Eibar para golpear a un Celta que era una caricatura de sí mismo.

Modificó Berizzo el esquema, ante la inoperancia generalizada, y retrasó a Hugo, colocando una defensa de 5. Nada cambió. Los locales rebajaron revoluciones y lo agradeció la zaga visitante, que sufría cuando especialmente Inui buscaba el desborde por la izquierda. Tenía el Celta el esférico, pero no sabía qué hacer con él. Ni cómo moverlo ni cómo hacer daño. Ni intento siquiera. Transitó una primera parte anodinda, sin vértigo ni apenas ganas. Un amago de competitividad. Sólo Señé, rozando el descanso, fue capaz de filtrar un balón a la espalda de la defensa que Bongonda no supo definir. Algo que ya empieza a convertirse en demasiado habitual.

La segunda parte comenzó como la primera. Adrián rozó el 2-0 tras un disparo lejano que se fue al travesaño. Despertó entonces el Celta, aunque ligeramente. Adelantó metros sólo porque el Eibar se inclinó más por guardar el resultado que por sentenciar. Retiró Berizzo al único catalizador de juego ofensivo hasta el momento, Wass, para dar entrada al ‘Tucu’. Y mantuvo la defensa de 5. Era un equipo irreconocible el Celta, insulso y apático. Con balón y sin ideas.

No pasó nada, absolutamente nada, hasta que Pione Sisto entró al campo y, 75 minutos después, Berizzo decidió deshacer la defensa de 5. Se vino algo más arriba el equipo liderado por el danés, que se adueñó de la banda izquierda y comenzó a generar peligro. Podía salir mejor o peor, pero al menos la joven promesa agitó la mezcla. Provocó un penalti que Munuera Montero se comió. No sería el único, porque el colegiado también hizo la vista gorda cuando minutos después Riesgo arrolló a Bongonda. Menguaba el partido y arrancaba el espectáculo arbitral. Mientras, el Eibar daba pasos atrás. El Celta, con todo, impotente.

El partido se perdió en faltas y discusiones, tal y como quería el Eibar. Cuando el descuento tocaba a su fin, el colegiado explotó. Expulsó a Sergio, que estaba en el banquillo, y con el choque terminado mostró la roja directa a Hugo Mallo. Cubierto de gloria Munuera Montero y no menos el lateral de Marín, que cayó en la trampa.

Terrorífico partido de un Celta desconocido, apático y con la mente en el Standard de Lieja. Tanto se habló de la importancia del choque del jueves que los futbolistas, voluntaria o involuntariamente, vivían en el futuro. Y lo tuvo fácil el Eibar para vencer a un Celta que hoy era de todo menos Celta.

FICHA TÉCNICA

1-SD Eibar: Riesgo, Arbilla, Ramis (Gálvez, min.83), Lejeune, Luna, Inui (Peña, min.63), Rico, D. García, P. León (Escalante, min.71), Adrián y Enrich

0-RC Celta: Rubén, Hugo Mallo, Roncaglia, Fontás, Sergi Gómez, Planas (Guidetti, min.75), Señé (Sisto, min.67), Radoja, Wass Pablo Hernández, min.53), Bongonda y Rossi

Goles: 1-0, min.9: Fran Rico

Árbitro: Munuera Montero, del comité andaluz. Expulsó con roja directa a Hugo Mallo, Sergio (en el banquillo) y amonestó a Bongonda, Roncaglia, Pablo Hernández, Rubén, Ramis

Campo: Ipurúa

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS