Un pequeño paso

Balaídos se vistió de gala para volver a disfrutar de unos cuartos de final de una competición europea. Berizzo respondió a la buena presencia en las gradas con su once de gala sobre el césped.

Con un inicio de partido muy igualado, poco tardaría el Genk en aproximarse al área de Sergio Álvarez, que recogería el primer balón del fondo de la red en el minuto 10 de partido tras un remate a bocajarro de Boëtius, que se escapó de Jonny en el área pequeña y cabeceó el centro de Troussad a portería. El balón, impactaría en Sergio Álvarez y acabaría dentro de la red. Golpeaba primero el Genk en Vigo. Aunque poco tardaría en igualar el Celta el luminoso. Pione Sisto, el hombre más activo de los del “Toto” en fase ofensiva, remataría una preciosa asistencia de tacón de Guidetti en el minuto 15’ con su pierna derecha, poniéndola lejos de Ryan.

Si el inicio de partido parecía eléctrico, poco tardó Iago Aspas en confirmarlo. El de Moaña no esperó ni 3 más minutos para aparecer en el encuentro. Aprovechó una recuperación de Guidetti en la presión, y tras una carrera marca de la casa, cruzó el balón hacia el palo derecho de la meta que defendió Ryan. Remontaba así en 10 minutos el partido el Celta, que se encontró con un gol tempranero del Genk que no tardó en neutralizar y superar en un alarde de fútbol ofensivo.

Con un inicio tan intenso por parte de ambos equipos, poco tardaría el encuentro en bajar de revoluciones. Como es lógico, el balón bajó más al césped y el Celta empezó a mover el encuentro desde la posesión, mientras el Genk, intentaba aprovechar la velocidad de sus hombres de banda para salir rápido tras las pérdidas ofensivas de los locales.

Guidetti fue clave en los dos primeros tantos del Celta, y, por lo tanto, tenía que seguir brillando sobre el césped. Así fue. Guidetti marcaría el tercer gol con una definición excelsa pegada al palo de Ryan, firmando los que posiblemente, son los mejores cuarenta y cinco minutos del sueco con la camiseta del Celta.

A punto estuvo de finalizar con susto la primera mitad, ya que una falta sin aparente peligro lanzada por Pozuelo, se le escapó a Sergio tras bote previo. Error del meta al que Balaídos respondería coreando su nombre. Eso, y una acción aislada de Boëtius, serían las dos oportunidades del Genk antes del descanso, al que se llegaría con el 3-1 en el marcador y con Pione Sisto y John Guidetti como hombres más destacados por parte de los del “Toto” en una primera mitad de puro fútbol.

La reanudación del choque siguió el guión del final de la primera parte. El Celta buscaba el control del balón frente a la alta presión del Genk, intentando provocar la pérdida local y hacer daño en velocidad. Aún así, las mejores ocasiones serían para el Celta, pero la defensa del Genk desbarataría las acometidas del Celta en varias ocasiones.

Intentaban los belgas cambiar el transcurso del choque moviendo el banquillo. Buffel entraba por Boëtius, autor del gol del Genk, mientras que Berizzo respondía metiendo a Beauvue por un desgastado Guidetti que se retiró ovacionado por Balaídos  tras un espléndido encuentro por su parte.

Justo tras la entrada de Beauvue, recortaría distancias el Genk con gol de Buffel. Sergio rechazaría el primer balón al apartarse Jonny, pero el delantero, recién entrado al terreno de juego, aprovecharía el rechace para meterla por el primer palo. Cambiaba así mucho el partido, y, sobre todo, la eliminatoria, ya que de un partido controlado por parte del Celta, se pasaba al 3-2, que metía el nerviosismo en el cuerpo a la parroquia celtiña.

El Genk, tras el gol, subió sus líneas y se instauró más cerca del área de Sergio Álvarez, sin embargo, los siguientes acercamientos al área rival serían por parte del Celta. Para evitar el correcalles y descontrol en el centro del campo, Jozabed hizo su aparición sobre el césped para buscar más dominio de la pelota. Inmediatamente después, Ryan salvó con una mano milagrosa un disparo de Iago Aspas desde dentro del área tras una buena jugada de Jonny.

Con la llegada de los diez minutos, el Genk cambió su sistema de juego. de intentar entrar con el balón jugado, pasó a un fútbol más directo, buscando el balón largo y la segunda jugada. Esto convirtió el partido en un calco a los primeros minutos del encuentro, un correcalles entre ambos equipos en los que el Celta intentaba poner la pausa en campo contrario, moviendo el balón de lado a lado, logrando su cometido y matando el partido en el tramo final.

Con un resultado del 3-2 a favor de los locales, todo pudo ser mejor para los hombres del “Toto”, que, con el 3-1 tenían gran parte de la eliminatoria a su favor. Ahora, con un gol de ventaja, se jugarán en el pase en Bélgica, donde el Genk no ha perdido ni un solo partido esta edición de la Europa League, sumando seis victorias y un empate en su estadio.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS