Acampado para conseguir las entradas de su peña

David Abalo Paulos es presidente de la peña Dani Abalo, una de las afectadas por la repentina falta de entradas de cara al choque de este viernes entre Celta y Athletic de Bilbao. Desesperado ante la posibilidad de que las entradas que había gestionado para sus peñistas pudieran esfumarse en cuestión de horas, decidió coger una furgoneta y hacer noche delante de la oficina de abonados. El único cometido: conseguir que sus entradas tuvieran el destino correcto.

En declaraciones a NoticiasCelta.com, David Abalo ha asegurado que su objetivo principal era conseguir como fuera esos billetes. "El objetivo principal eran las entradas para mi peña, tenía 90 reservas y me había comprometido a conseguirlas porque la FdP [Federación de Peñas] me dijo que no habría ningún problema aún siendo una reserva considerable", afirma. 

Tras viajar a Valencia para apoyar al equipo ante el Levante, estando con la tranquilidad de que no habría problemas para terminar de gestionar y comprar las entradas, volvió a Galicia y a las pocas horas fue cuando vio el email de la FdP en el que se avisaba de que no quedaban entradas, poniendo en peligro las miles de gestiones hechas por todas las peñas.

Después de barajar la opción de acercarse hoy a primera hora por las oficinas del Celta en Balaídos, decidió finalmente coger una furgoneta y acampar delante. "Mi idea era ir por la mañana temprano, pero al final vi que el acampar allí con una furgoneta y un amigo era mejor. Tenía los medios para hacerlo y, sobre todo, la intención por encima de todo de conseguir las entradas y denunciar lo ocurrido". De hecho, David entiende que se deben tomar medidas más serias. "Quiero hacer una queja formal, ya sea antés o después del partido", anuncia tajantemente.

Ante algunas críticas vertidas en las redes sociales, el presidente de la peña Dani Abalo afirma que no las comprende. "Me fastidia que haya gente que se ría por lo que he hecho para intentar satisfacer la demanda que tenía en mi peña", explica. Pone como ejemplo de injusticia a la peña Irmandiños 1923, que movilizó centenares de entradas y ahora se ven obligados a devolver el dinero. "El caso de Irmandiños me parece el más sangrante. 400 entradas que había movido en su grada y se han quedado tirados. Carcamáns tampoco consiguieron todas las que tenían previsto", relata David.

Tampoco sabe quién es el responsable real de todo esto. "No sé quién es el culpable. Tenían que haber esperado a satisfacer las entradas de las peñas primero, es nuestro día y es uno al año", expone David.

Finalmente nos cuenta que consiguió las entradas que había gestionado, aunque tuvo que pagar con fondos de la peña ya que sólo pudo comprar para Tribuna (un total de 91), y las que había vendido eran para otras gradas. Premio por tanto para David Abalo, que con una furgoneta, un bocata de tortilla y chorizo y la compañía de un amigo hizo noche en Balaídos para conseguir las entradas que había gestionado y, de paso, protestar por una decisión que ha afectado a miles de aficionados.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS