Amonestado por celebrar con rabia el gol de Bermejo

Hay amonestaciones y amonestaciones. Tarjetas amarillas por entradas relativamente duras, por manos que cortan jugadas, por protestas aireadas o por perder tiempo de forma evidente y a propósito. La que vio Augusto Fernández el lunes, en cambio, entra dentro de ese grupo de cartones que uno no sabe a qué se deben ni la lógica que tienen.

Como las que ven los futbolistas cuando se levantan la camiseta para mostrar un mensaje. Se aplica la regla del blanco o negro. Da igual lo que ponga, que te la llevas igual. Andrés Iniesta, en la final de Mundial y tras marcar el gol que dio la victoria a España, mandó un mensaje de ánimo a Dani Jarque. Cruel delito del manchego, que fue sancionado por Howard Webb.

En este caso, Augusto Fernández fue amonestado el lunes por celebrar de forma rabiosa el gol de Bermejo. Fruto de la adrenalina liberada -su equipo salvaba una final en el último minuto- dio una patada inofensiva a un banderín de córner. Del Cerro Grande destacó en su acta que incluso dicho banderín llegó a salirse del córner.  "Augusto Matias Fernandez fue amonestado por el siguiente motivo: dar una patada a un banderín de esquina arrancándolo de su posición", afirma el colegiado. Grave incidente el cometido por el extremo, que le acarreó una tarjeta amarilla.

El argentino suma ahora 8 cartones -10 en total, pero dos de ellos supusieron una expulsión ante la Real y no se contabilizan-. Deberá tener cuidado ahora el 24 celeste si quiere celebrar los goles. A dos tarjetas de cumplir ciclo, no se podrá permitir el alegrarse en exceso con los tantos de sus compañeros, bajo pena de sanción.

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS