Los jugadores del Zaragoza protagonizan incidentes de madrugada

El Real Zaragoza vivió ayer una auténtica "noche toledanaen Vigo, y no por ser esta la provincia de origen de Abel Resino, sino por lo larga y dura que se le hizo desde el final del encuentro ante el Celta. Los jugadores yacian desconsolados sobre el césped tras la remontada local. Algunos célticos, como Túñez, intentaban consolarlos. Una vez que abandonaron Balaídos, el entorno tampoco ayudó a que descansasen tranquilos.

En su hotel de concentración, caras muy largas. El presidente Fernando Molinos, había mostrado tras terminar el partido la intención de reflexionar sobre la conveniencia de un golpe de timón: "entre todos vamos a sacar la situación adelante, las medidas precipitadas no son acertadas y nuestra preocupación y obligación ahora mismo es intentar tomar la mejor decisión". Sonó el nombre de Víctor Muñoz, y esta tarde estaba prevista una reunión de la directiva para tomar la decisión definitiva.

En la noche de ayer, ya entrada la madrugada, los jugadores del Zaragoza recibieron la visita nada cortés en su hotel de un reducido número de forofos célticos que los increpaban desde la calle y les deseaban el descenso a segunda división. Un acto de cuatro maleducados que calentó sobremanera a algunos miembros de la plantilla aragonesa. En una noche ya aciaga, algunos zaragocistas decidieron tomar la justicia por su mano. Respondieron a los gritos lanzando diversos objetos al grupúsculo de aficionados desde las ventanas de sus habitaciones, entre ellos algún mando a distancia que quedó inservible. La policía llegó a personarse en el lugar y terminó así el triste intercambio de insultos y objetos. 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS