Uno a Uno: Alavés 1 - Celta 0

LOF

Berizzo: 0. Seguramente no sea la nota que le corresponda por justicia, pero sí la que se merece en esta ocasión. Y con “ocasión”, nos referimos a la eliminatoria al completo, donde el Celta fue una sombra de lo que es. Y sin desmerecer el inmenso trabajo del Alavés, Berizzo en ningún momento contó con los medios ni la astucia necesarios para contrarrestar al rival. Su ilusión se diluyó como el juego del equipo, y reaccionó sólo cuando todo estaba ya prácticamente perdido. Una lástima.


Sergio: 7. Estuvo notable el de Catoira en el partido de Mendizorroza, de hecho, fue de lo más destacable en otra noche aciaga y para el olvido en los corazones celestes. Encajó el gol de la derrota “vendido” por sus compañeros.

Mallo: 6. Bien sin más el capitán. Erró tanto como acertó, pero al menos le puso el pundonor necesario al encuentro, no como otros de sus compañeros.

Cabral: 4. El central argentino aquejó sus molestias todo el partido, y nunca llegó a estar lo suficientemente rápido en la pugna con el rival. Debió ceder su puesto a algún compañero.

Roncaglia: 5. Aprobado raspado el otro central argentino, que estuvo desconocido en esta ocasión. Lento, impreciso, e incluso nervioso en diversos tramos del choque.

Jonny: 5. Le puso corazón el canterano, pero era difícil intentar cualquier cosa compartiendo equipo con una panda de anodinos de tal calibre. Tomó tantas buenas decisiones como malas.

Chelo: 4. Roza el aprobado el pivote chileno, pero sus pérdidas de balones inexplicables y su falta de lucidez en una posición que debería ser suya sí o sí lo hacen despeñarse. Su sustitución debió producirse antes.

Radoja: 4. Al serbio esta noche le temblaban las piernas. Y el cerebro. Pases imposibles, disparos inocuos y un festival de acciones negativas que jamás suele cometer. Eso sí, fugazmente se le intuyó su calidad.

Wass: 5. El danés fue la extensión del equipo: desaparecido, inerte, apocado. Se le vio en algunas fases pero apareciendo por la derecha en ataque no acaba de consolidarse.

Tucu: 4. “Me lo han cambiado”, exclamó un gran celtista a mi lado. Como Wass, apenas generó, y se le vio completamente perdido en una posición que (lo sabemos) tiene más que dominada. Esta noche se le necesitaba.

Bongonda: 3. Mal el Belga. Desaparecido y negado. Poco más hay que decir, más allá de “lo intentó”.

Aspas: 5. El poco peligro que el Celta generó en esta ocasión siempre nació de sus botas. No obstante (y no por su culpa), se mantuvo demasiado alejado de la línea ofensiva de sus compañeros, si es que esta existió…


Sisto: -. Primer cambio del ‘Toto’, trató de sobreponerse a la apatía de sus compañeros, pero rápidamente se contagió.

Guidetti: -. Sin apenas incidencia en el juego el sueco. Entró ya demasiado tarde.

Rossi: -. Una sustitución durísima la del italiano, que entró tarde, mal y a rastro como suele decirse. Imposible ya remediar la derrota

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS