Uno a uno: Celta 1 - 1 Standard

Berizzo (e.): 5. Sin entrar a valorar la gestión de la competición hasta esta quinta jornada, y ajustándonos al contexto del recibimiento a los de Lieja, lo cierto es que el argentino planteó el encuentro según lo esperado y el inicio correspondió la ilusión vertida. No obstante, el rendimiento fue irregular y bastante similar al de la anterior cita ante el Eibar, prolongando este bache de juego por debajo de lo exigible a este grupo. Logró, eso sí, cambiar la disposición de los suyos y dominar la segunda mitad, mas de nuevo el Celta fue incapaz de cerrar el negocio y acabó en una situación límite.

Rubén: 8. Tuvo mucho trabajo y mantuvo el tipo durante los noventa minutos, bien colocado, presto en la salida y seguro en el juego aéreo. Todo lo que se espera de un guardameta en la máxima categoría en una actuación sin peros. 

Mallo: 5. Tardó demasiado en incorporarse al ataque, en parte por la falta de presencia del medio campo celeste. En defensa logró controlar el costado con más o menos eficacia, sin llegar a ser desbordado. La nota corresponde sobre todo a la exigencia del rival, inferior nombre por nombre.

Cabral: 6. Tuvo una bonita batalla con la dupla atacante del Standard. Conservador en la posición, fiable en el área, Gustavo impuso el orden en una jornada marcada por el bajo rendimiento de la medular, que expuso a la zaga ante el juego vertical del oponente.

Roncaglia: 7. De nuevo a la altura de las circunstancias, no se descompuso y fue de gran ayuda para el lateral. Le tocó marcar a Belfodil en los saques de esquina, lo cual no es un asunto menor. Con la lesión de Jonny ocupó la banda con energía en el último tramo de encuentro.  

Jonny: 4. Tuvo instantes de auténtica conexión con el juego, apoyándose en Sisto para iniciar las jugadas y encontrando a Wass en el segundo tiempo. Pero la realidad es que en los momentos decisivos estuvo errático, concediendo en defensa y truncando buenas iniciativas en ataque. La lesión fue un desgraciado colofón a una nueva actuación lejos del máximo nivel.

Díaz: 4. Fue el vértice del juego pero no impuso su ley. Perdió la batalla física, como era de esperar, ante un medio campo poblado e intenso, mas tampoco fue decisivo en la construcción, con fallos consecutivos en las entregas. Va acumulando minutos que necesita para recuperar su mejor versión.

Hernández: 5. Apareció poco antes del descanso, limitado prácticamente a la batalla por los balones aéreos. Tras la reanudación asumió el control del medio campo y comenzó a llegar en segunda línea, recordando al tucumano más imponente. 

Wass: 6. Articuló la ofensiva desde el primer minuto, conectando con Aspas y agregando velocidad a la pelota. Como viene siendo habitual, le pesó algún esfuerzo ofensivo a la hora de aplicar esa intensidad en defensa, por lo que tuvo tramos de cierta desconexión con la posesión. El danés es una pieza clave, qué duda cabe, y con un mejor acompañamiento podría limitar el despliegue y ser más resolutivo.

Aspas: 8 (mejor jugador). Marcó cuando tocaba y tiró del equipo cuando los hijos del trisquel mostraron su cara más apática. Enérgico, técnico, oportuno. Contactó con los compañeros en la frontal del área con una calidad exquisita, dejando paredes espectaculares aunque sin concretar más allá del descanso. La ansiedad y el agotamiento le pasaron factura cuando perdió los nervios ante el colegiado, sabiendo que ya tenía una amarilla anotada a su nombre.

Guidetti: 6. Típica versión del sueco, de más a menos, con un casi gol a los cinco minutos y una labor de presión indispensable. Le faltó algo de agilidad en la frontal del área, aunque dejó grandes detalles y estuvo siempre cerca de la acción. Tanto Wass como Sisto le buscaron sin éxito con algunos centros peligrosísimos, hasta que el cansancio hizo mella. En los últimos minutos bajó la precisión, como era de esperar, invalidando cualquier opción de lograr un segundo tanto.

Sisto: 7. Algo tímido en los primeros cuarenta y cinco minutos, fue en la reanudación cuando mostró todo su repertorio ofensivo. Destrozó a su par en la banda y disparó y asistió con tremendo peligro. Le faltó consumar algún contraataque. Cada vez más cómodo en el ecosistema del toque perpetuo. Es el mejor candidato para el costado izquierdo.

Radoja: 7. Gran entrada del serbio como sustituto de Chelo Díaz. Sólido en la recuperación, generoso en el esfuerzo, fue el único capaz de romper líneas en la última media hora. A nivel técnico sigue dando muestras de una prometedora progresión. Indispensable.

Gómez: 5. Entró para recomponer la línea defensiva ante la lesión de Jonny, justo en el momento de caos generalizado. Nota coyuntural.

Rossi: 5. Insuficiente en los metros finales, lo cual se debió con seguridad a la falta de entendimiento con unos compañeros extenuados. Tuvo apenas diez minutos que coincidieron con el terrible choque de Raman, que se marchó en camilla directo al hospital, y que congeló el partido justo antes del tiempo reglamentario.

 

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS