Uno a uno: Villarreal 5 - 0 Celta

Berizzo (e.): 2. El técnico sigue sin sacar buen rédito del término de los parones por selecciones, y alimenta el aura de bestia negra del Villarreal. Más aún, el equipo careció del orden, la actitud y los recursos necesarios para competir en un campo hostil como El Madrigal; encima, el encuentro fue del todo plácido para los de amarillo, con el plan de Escribá funcionando sin demasiada oposición. Mal planteamiento y sin posibilidad de remontada. Aun con un resultado demasiado abultado para los méritos del rival, el argentino es responsable directo de una de las derrotas más claras desde que dirige el banquillo de la entidad. Toca reaccionar en una semana clave, con Ajax y Deportivo a la vuelta de la esquina.

Sergio: 3. A la eficacia extrema del contrario hemos de agregar un encuentro bastante discutible del meta de Catoira. Regaló el segundo tanto que sacó al Celta del partido, y tampoco supo imponer la autoridad esperable de un portero en el área pequeña en el tanto en propia puerta de Wass; para colmo, en el quinto y último de Trigueros, termina encajando entre las piernas.

Mallo: 5. El capitán fue uno de los más constantes del encuentro, haciendo buena pareja con Sisto; mas se mostró romo en ataque y no fue de gran ayuda en defensa, descolocado a voluntad del rival. Con todo, dio cierta sensación de solvencia entre un caos defensivo superlativo.

Cabral: 2. Superado en todas las facetas, el argentino tuvo una de las actuaciones más flojas de los últimos tiempos. Incapaz de leer a Bakambu, desconcertado por los desmarques de Soriano y terriblemente tarde en varios tantos, es uno de los responsables del descalabro defensivo, sobre todo por la jerarquía que se ha ganado por mérito propio.

Sergi: 4. El defensor catalán estuvo ineficaz en casi toda la cita, que encima remató con una expulsión por doble amonestación (demasiado rigurosa) cuando el asunto no daba más de sí. A pesar de plantar cara en velocidad y por alto a los atacantes del Villarreal, se dejó contagiar por la precipitación de Jonny y la falta de medida de Cabral. Se perderá O Noso Derbi.

Jonny: 2. Con la salvedad de un par de ataques en conjunción con Orellana, la partida del de Matamá ilustra el estancamiento del prometedor lateral. Impreciso en la combinación, tardío en la reacción, y sin hacer valer el gran número de fechas que acumula ya en Liga, el lateral fue más un problema que una solución. Debe mejorar en rendimiento o pronto la titularidad será del todo injustificable.

Radoja: 6 (mejor jugador). Con la incomodidad del bajo rendimiento general, es posible que Radoja fuera de lo poco salvable en El Madrigal. El serbio mostró calma en la salida del balón, regateó con acierto y fue el único nexo entre una defensa en desbandada y un medio campo sin la valentía necesaria. En una noche aciaga, aguantó el tipo con un 89 % de pases buenos.

Wass: 3. Irregular, desesperado y del todo impreciso. El danés bien hará en olvidar esta noche y seguir trabajando, pues no representa para nada lo que aporta a este Celta. El gol en propia puerta, anecdótico. Debe recuperar la confianza lo antes posible para que el medio campo (sin el Tucu, lesionado) no desaparezca del todo en futuros encuentros.

Orellana: 3. Volvía de la lesión y tardó diez minutos en coger el ritmo del encuentro. Después comenzó a ofrecerse, sin demasiado filo pero con jerarquía, hasta que con el devenir del encuentro fue ganando en ansia, diluyéndose entre un mar de hombres de amarillo. Propinó alguna patada sobrante y fue justamente amonestado.

Sisto: 5. El único capaz de sorprender a la defensa ultraconservadora que planteó Escribá. Tuvo alguna ocasión, ofreció espacio y consiguió que el juego tuviera algo de mordiente por su costado. Parece que Berizzo prefirió reservarlo cuando dio entrada a Pape Cheikh.

Bongonda: 2. Todo lo que el belga puede aportar depende de la confianza que muestre. Y ayer, al menos hasta que todo estaba resuelto, no mostró el descaro que necesita para hacer valer su calidad. Peor aún, le faltó solidaridad y cometió errores de bulto. El entrenador le concedió minutos para examinar su crecimiento, pero parece que es incapaz de lograr continuidad y ser decisivo desde su banda.

Aspas: 3. Le puede el espíritu competitivo. Enseguida perdió los nervios y la pagó con los compañeros. La falta de serenidad condenó las pocas opciones que podía tener el conjunto celeste frente al dominio cómodo del rival. Pese a todo, la capacidad de combinación y la tremenda calidad del de Moaña siguen siendo imprescindibles en estas filas.

(Suplentes)

Pape Cheikh: 6. Entró demasiado revolucionado, mas al menos ofreció capacidad de sorpresa, recorrido y asociación para dar algo de vida al Celta entre la divisoria y el área rival. Pese a tener todo en contra, una mitad casi completa para seguir creciendo como futbolista, lo que dada la bisoñez del canterano es encomiable.

Rossi: 5. No fue el revulsivo de otras ocasiones, pero en el reencuentro con el club amarillo mandó en ataque, fue generoso en el esfuerzo y mostró lectura para aparecer entre líneas junto a los mediocampistas.

Señé: 6. Más que correcto en los veinte minutos de los que disfrutó, en un periodo en el que ambos conjuntos intercambiaban golpes sin demasiado compromiso. Más de un noventa por ciento de acierto en el pase (tan sólo erró uno) y se ofreció por todo el campo, lo que le valió para interceptar la pelota en tres ocasiones. 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS