Peor XI, mejor plantilla

El Celta cerró el mercado de fichajes, como ya es habitual, sin movimientos de última hora a diferencia de un buen porcentaje de equipos de La Liga, que apuraron hasta el límite para cerrar sus plantillas y dar aquellos retoques que creían necesarios en sus esquemas.

El Celta, tras haber vendido tan sólo a Nolito al Manchester City y cedido a Drazic y Álex López al Valladolid además de seguir dejando crecer a Levy Madinda en un entorno que ya le resultó favorable ya la temporada pasada como es Tarragona. Para suplir estas vacantes y apuntalar diversas líneas, llegaron Roncaglia, Lemos, Rossi, Pione Sisto y Naranjo.

Empezando por la portería, que no se ha movido a pesar de la insistencia de Berizzo en incorporar a un guardameta que diese un salto de nivel que él consideraba necesario para afrontar con garantías las tres competiciones que disputará el Celta. Donde sí se ha dado un salto cuantitativo y cualitativo es en la defensa. Sin salidas en esa línea, el Celta ha pasado de tener 2 centrales la mayor parte de la pasada temporada a tener hasta 5. La llegada de Roncaglia, recuperación de Fontás y vuelta de Costas  se suman a Sergi Gómez y Cabral por dos puestos en el eje de la zaga. Hugo mallo también ha aumentado en competencia, ya que, Roncaglia, también puede actuar como lateral derecho y a priori, será el primer recambio del de Marín en banda, abriendo la competencia para acompañar a Cabral. Esto, deja a Lemos en una situación muy secundaria. Jonny y Planas seguirán compaginando el lateral izquierdo.

Es en el centro del campo donde las cosas han cambiado menos. Dependiendo del sistema que quiera utilizar Berizzo (4-2-3-1 o 4-3-3), las opciones son muy limitadas y, en principio se repartirán entre Marcelo Díaz, Radoja, Pablo Hernández y Wass. Aquí, quizás se echa en falta un sustituto claro para ‘El Chelo’, futbolista muy propenso a las lesiones, al igual que su teórico suplente Radoja. La polivalencia del ‘Tucu’, que ya ocupó esa demarcación con Chile durante la pasada Copa América Centenario puede ser clave para suplir esas carencias en caso de un contratiempo en la posición de 5. Esta falta de recursos naturales pueden abrirle la puerta de par en par a Pape. El canterano es muy del agrado de Berizzo y seguro que esta temporada tendrá un protagonismo creciente a medida que aumente la carga de partidos.

Es en la línea ofensiva donde más ha crecido el equipo en número. Tras la marcha de Nolito y sin el diez que pidió Berizzo, las alternativas han crecido con la llegada de Pione Sisto, Rossi y Naranjo. Quizás, la falta de un futbolista resolutivo y con gol como era el gaditano merme al Celta en algún tramo de la temporada. Pero el lado positivo es que las alternativas han crecido. A falta de la aclimatación de Pione Sisto, comprobar el estado físico de Rossi y el salto de Naranjo a una categoría mayor, la responsabilidad caerá sobre Orellana y Aspas, que necesitan de un Bongonda en crecimiento y de un Guidetti ya aclimatado que debe mejorar sus prestaciones respecto a la pasada campaña. Señé, que puede adaptarse al interior o al extremo, sumará en profundidad y permitirá el cambio de dibujo de forma inminente. No debemos olvidar a Beauvue, que volverá, si se cumplen los plazos, a la altura de diciembre, y reforzará tanto la banda derecha como la punta de ataque.

Así, tras un verano en el que el Celta ha perdido al futbolista más decisivo que quizás ha vestido la celeste, el XI inicial, sin duda, se verá resentido, al menos, en el primer tramo de la temporada mientras el resto de piezas se acoplan al exigente esquema de Berizzo. La parte positiva es que el técnico gana en número y calidad de banquillo respecto a la pasada campaña, lo que le permitirá una mayor rotación cuando la carga vaya a más.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS