Un Balaídos tristón

Fue quizás uno de los puntos negativos del derbi. 21.253 espectadores acudieron a Balaídos para vivir uno de los partidos más esperados del año y el ambiente fue, cuanto menos, raro. El tiempo no acompañaba pero parece una floja excusa para explicar una asistencia tan baja. Los apenas 21.000 que recogieron los tornos del coliseo vigués quedan lejos de los 25.000 que estuvieron ante el Real Madrid o los 23.000 que fueron ante el Barcelona, un miércoles a las 8 de la tarde.

¿Estadio incómodo? ¿Controles de seguridad desquiciantes? ¿Día de la Reconquista? ¿Lluvia sin tregua? Parece no haber un motivo claro para explicar un dato tan pobre. Sobre todo si lo comparamos con los 34.000 que acudieron a Riazor en la primera vuelta. ¿Cómo se da esa diferencia de más de 10.000 seguidores en un derbi entre una ciudad y otra? Los precios en la ciudad herculina fueron ligeramente inferiores, pero tanto el horario como las condiciones climáticas aquel día eran bastante similares.

Ayer, aunque no se agotaron las entradas, apenas quedó medio millar en taquillas. Lo que arroja una conclusión: hay un importante porcentaje de abonados que no acude a Balaídos. Y lo que es más preocupante: no acude ni en un derbi. Tampoco ayuda el club con su inmovilismo en pleno siglo XXI. ¿Dónde están las herramientas que permita una gestión de las entradas acorde a los tiempos en los que vivimos? ¿A qué esperan para implantar sistema de liberación de asientos? No es algo de una dificultad técnica precisamente grande. Y menos para un club de Primera División.

Si a estos malos números -que ya se vienen arrastrando durante toda la temporada- le sumamos un exponencial incremento en unas medidas de seguridad que considera sospechoso terrorista a todo aquel que pisa Balaídos, la ecuación va destinada a arrojar números negativos. Y cada vez mayores. La indignación se apodera de las redes sociales cada jornada sin que nadie en el club tome medidas. Ayer, sólo el imponente himno gallego aportó ambiente a un derbi descafeinado en la grada. Un himno que, además de cortarse por la mitad, se acompañó de un tristísimo mosaico. Ni mosaico fue aquello. Un vulgar intento con cartulinas. Claro que hora y media antes el Barcelona había dado una lección de cómo va esto de preparar homenajes y actos especiales.

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Radiogoles

Más noticias

Así se vivió la agónica victoria del Celta en el minuto 95 ante el Granada en las voces de, por orden de aparición, Jose Riveiro (Radio MARCA),...

Así sonaron los dos goles del Celta ante el Levante en las voces de José Riveiro (Radio MARCA), Roberto Carlos Carballo (Radio Galega) y Santi Peón...

Así sonaron los dos goles del Celta ante Osasuna en las voces de José Riveiro (Radio MARCA), Roberto Carlos Carballo (Radio Galega), Jacobo Buceta...

El RadioGoles de una victoria fundamental. Los goles del Celta en Mendizorroza ante el Alavés (1-3) en las voces de, por orden de aparición, Roberto...