Mouriño plantea la opción de construir un nuevo estadio fuera de Vigo

Carlos Mouriño ha comparecido esta mañana en el Club Financiero de Vigo para comenzar a exponer el “Proyecto Celta: futuro, arraigo y estabilidad”, con el que pretende explicar a los diferentes colectivos de la ciudad su plan para el club y para Balaídos, en una nueva etapa de la dura batalla que está manteniendo con el alcalde de la ciudad, Abel Caballero.

La negativa del regidor socialista a la venta de Balaídos al Celta no convence al máximo mandatario celeste. Quiere, por encima de todo, que el estadio pertenezca al club. "Queremos que nos den un permiso para hacer un estadio o una ciudad deportiva, queremos que al Celta no se le corten las alas", explicó ante los empresarios de la ciudad. La ciudad deportiva, uno de los proyectos soñados por Mouriño, no podrá tener salida hasta que se apruebe un nuevo PXOM. Y el estadio, en palabras del alcalde, seguirá siendo público, amén de que su venta a un ente privado es, hoy por hoy, ilegal. “No sé si será legal, pero yo creo que es una cuestión de voluntad política. No pedimos que nos regalen nada, solo queremos que nos den los permisos”, añadió.

Explicó, y remarcó, que el Celta juega en él pero no dispone del estadio. Desveló la negativa del Concello cuando el Celta propuso la celebración de conciertos, como el de ‘Maná’ (en el 90º aniversario del club) o de ‘U2’ en el Xacobeo, así como la despedida de ‘Los Suaves’. Mouriño se encontró siempre con el “no” por respuesta. "No pedimos que nos regalen nada, solo queremos que nos den los permisos", insistió.

La principal novedad de la comparecencia estuvo en la propuesta que realizó Mouriño en caso de que el Concello rechazara vender el estadio y ceder terrenos para construir en Vigo la nueva ciudad deportiva. Amenzó el presidente con construir un nuevo estadio fuera de Vigo, yéndose a otro municipio del Área. “Si yo quiero quedarme en el Celta es con un proyecto de futuro, ya sea en Vigo o en un área cercana. O Porriño, Nigrán o Mos no deberían asustar, aunque como vigués me daría gran pena”, explicó, remarcando que su primera opción sigue siendo quedarse en Vigo. Esta tercera opción, la de llevar el estadio a un municipio cercano a Vigo, supone abrir otra nueva vía de presión al Concello, que se mantiene en sus trece.

Descartó, además, que el Celta estuviese vendido. Confirmó que había ofertas y que uno de los grupos empresariales había depositado hace tiempo un aval superior a lo solicitado. Insistió, sin embargo, en que “no hay ninguna firma ni ningún compromiso de venta”. "Habría sido cómodo y placentero recoger el cheque y retirarme", afirmó.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS