Hagan sitio a Toni

Es el mejor ejemplo de esfuerzo y superación en este equipo. Cuando nadie daba un duro por él, ha aparecido con más fuerza que nunca. Toni Rodríguez está siendo, por méritos propios, uno de los nombres propios este verano. Ayer volvió a ser el carrilero izquierdo del equipo. Quizá la posición más atípica en la que ha jugado en toda su carrera, pero a estas alturas poco importa eso. Quiere quedarse y ser una de las sorpresas positivas este año.

Lo cierto es que ha tenido -y tiene- que pelear contra viento y marea. Desde el primer momento la dirección deportiva lo ha querido poner en el disparadero. Ya ocurrió el pasado mercado de invierno, donde sólo Herrera, incomprensiblemente, lo quiso retener. Y lo retuvo para tenerlo en la grada. Abel tampoco le dio oportunidades, hasta que en el mes de junio su nombre estuvo en la lista de la operacón salida, junto a jugadores como Jota o Cristian Bustos. Para algún directivo era casi una necesidad que Toni saliese. Un Toni con el que el trato y el fútbol han sido quizás demasiado ingratos. Harto de pedir oportunidades a gritos con trabajo y esfuerzo, éstas llegaban a cuentagotas y con la guillotina siempre encima de él. 

Tenía ofertas apetecibles pero en Vigo las cosas funcionan de forma peculiar. Cuando parece que se querían deshacer de él, aparecía un repentino interés en colocarle una opción de recompra. Lógicamente eso asusta a los interesados, que rápidamente aparcan la operación. Una situación similar a punto estuvo de frustrar la salida de Dani Abalo a Bulgaria. El caso es que Toni decidió seguir a lo suyo. Quería demostrar a Luis Enrique sus más que aptas condiciones para tener algo que decir en este equipo. 

El asturiano le encontró hueco en su particular sistema. Ojipláticos algunos directivos, Toni tenía un nuevo rol: carrilero izquierdo. A falta de probaturas más exigentes, hasta ahora el coruñés ha cumplido con creces. Más allá de las evidentes lagunas defensivas -pocas veces ha tenido que asumir tanta responsabilidad atrás- su proyección por la banda izquierda, acompañando a Nolito, fue ayer de lo más destacado. Rápido y con una evidente dosis de calidad, es el complemento perfecto para los hombres de ataque.

Su futuro ahora mismo sigue siendo incierto. Luis Enrique parece contar con él, pero es consciente de que tiene que jugar. Si al final le vuelven a bloquear la puerta, debería buscar acomodo donde se aprecie a su zurda. No se puede permitir otro año en blanco que frenaría de forma peligrosa su todavía muy prometedora proyección. Su incansable trabajo merece un premio gordo. Y hasta ahora el coruñés ha respondido con lo que se le pide: fútbol y más fútbol. 

{gallery}http://www.flickr.com/photos/noticiascelta/sets/72157634925524541/{/gallery}

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS