La nada

Pape Cheikh perdió un balón sencillo cuando el partido entraba en su fase decisiva para, en un desliz imperdonable en la máxima categoría, dejar a su equipo con 10. Pocas acciones revelan mejor qué dinámica lleva el Celta desde que arrancó el campeonato con las expectativas por todo lo alto. Generoso en el esfuerzo, sobrado de talento pero que juega a algo que nunca supo ser.

Supo Escribá frenar el juego interior de la Real Sociedad, secando a un equipo que venía desplegando el mejor fútbol de la Liga. Lobotka y Pape cortocircuitaron las transiciones del conjunto vasco, cuyo rendimiento ofensivo durante el partido fue escaso. Si notable fue el desempeño defensivo del doble pivote, absolutamente precario fue el desarrollo ofensivo.

Un partido más, el Celta volvió a demostrar que no sabe atacar. No tiene mecanismos ofensivos mínimamente desarrollados y el 4-4-2 está muy lejos de optimizar los elementos con los que cuenta Fran Escribá. Al final, el fútbol del Celta es bastante básico y primario. Esperar que sucedan pocas cosas en el partido, proponer poco para que te ataquen menos y que los detalles te sonrían. Como frente al Athletic. No hay una idea. Es algo deslavazado, anárquico. Nadie rompe y todo se supedita a acciones concretas individuales. Un centro aislado de Olaza. Una jugada desequilibrante de Aspas. Un pase entre líneas puntual de Denis o Brais. 

Pero nada más. La falta de evolución desde el comienzo de temporada es alarmante. Es cierto que el nivel de varios jugadores no es el mejor, pero éste no es, ni de lejos, el motivo de base para la caída libre en la que está este Celta. Son futbolistas infraoptimizados en un sistema que, lejos de potenciarlos, los empequeñece. Futbolistas que intentan jugar a algo que no saben y a los que se les ve cada partido que pasa más perdidos sobre el campo.

Que Escribá siga siendo entrenador del Celta se explica, seguramente, por el simple motivo de que el club todavía no ha encontrado el recambio ideal. Y, posiblemente, hasta que éste no aparezca, las ideas inmovilistas del técnico valenciano seguirán reinando en un equipo que empieza a oler muy mal.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS