Sin aire

LOF (ed. propia)

Resoplo. Resoplar es un acto inconsciente ante la impotencia. Ante la incapacidad de darle la vuelta a una situación que, en última instancia, se escapa a nuestro control. Se expulsa el aire con violencia y se hacen sonar los labios, que ondean sinuosamente. Y lo cierto es que relaja. Reconforta. Resulta bastante agradable cuando la resignación comienza a hacerse permeable. De hecho, la imagen generalizada de jugadores celestes resoplando al final del encuentro ante la Real me lleva a dirimir responsabilidades, a recapacitar sobre verdaderas… aspiraciones.

El resoplido me conduce hacia una resignación que creí nunca llegaría a asumir en esta temporada. Pero me temo que el momento ha llegado: no vamos a competir por entrar en Europa. No. Es la gran mentira que se nos vendió en verano, porque el conjunto de futbolistas con los cuales se contaba invitaban al optimismo. Pero no. La realidad es el resoplido: por muy buenos que sean, por mucho que prometan, el conjunto continúa sin funcionar. La dirección deportiva, la directiva… ¿quién sabe?

Este Celta se ha construido desde la improvisación, con buenos mimbres, pero sin plan. Es el gran secreto que se desvela tras la destitución de un técnico en la jornada 12 y la inmediatísima contratación de su sucesor. Ambos, por supuesto, baratos y sin experiencia en nuestra liga, claro. El club, aparentemente, no está dispuesto a invertir en una figura que a priori no es tan importante cuando se dispone de futbolistas de tan elevada calidad, ¿verdad? Craso error. Inspiro. Expiro.

Analicemos los números en crudo, a lo grande. A día de hoy, restan veinticinco jornadas; es decir, 75 puntos por delante. El Celta, sin claridad a corto plazo y con un proyecto en plena línea de salida, se haya decimoquinto en la tabla, con 14 puntos, 3 por encima del descenso y a 6 de Europa. Teniendo en cuenta que para alcanzar esos puestos en las dos últimas temporadas se han necesitado entre 60 y 65 puntos, el Celta requeriría lograr unos 50 para garantizarse esos puestos: casi un 75% de victorias (sin tener en cuenta empates). Como afirmo: a día de hoy una utopía.

Pero ahí viene el Huesca, y servidor es de letras. Como algunos se empeñan en aseverar hasta el tedio: “cada partido es una final”. Pues si realmente es así, las estadísticas no nos importan, y el siguiente rival es el más importante. Esperemos poder volver a echar cuentas mirando hacia arriba en abril o mayo, y no mirando hacia abajo como la realidad nos obliga a hacer ahora, en noviembre. Peores cosas se han visto: observen que el Sevilla es líder, el Athletic se encuentra en puestos de descenso y el Madrid fuera de Champions. Resoplo. Demasiados factores a tener en cuenta. Espero que antes de acabar este curso, al menos, no nos quedemos sin aire.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS