Tiempo de rotaciones

El comienzo de la temporada 2017-18 no está siendo fácil para el Celta. Con la de ayer ante el Espanyol ya son tres las derrotas que acumulan los vigueses en las cuatro primeras citas del vigente curso, un dato bastante pobre que, sin embargo, mejora el registro de la pasada campaña en la que los vigueses no estrenarían el casillero de victorias hasta la quinta fecha del campeonato. Son muchas las razones que podemos encontrar para este decepcionante comienzo liguero (las nuevas ideas de Unzué, el rendimiento insuficiente de algunos futbolistas, enfrentamientos rivales con un estilo asentado y bien definido, etc.), pero el fútbol es un deporte que cada vez entiende menos de paciencia y más de unos cambios que diversos sectores de la afición ya demandan.

Aun creyendo que todavía es muy pronto para hablar de cambios de sistema, especialmente viendo el potencial de este Celta, es posible que ciertos cambios sean beneficiosos para el repunte del cuadro vigués. El apretado calendario del Celta esta semana, con 3 partidos y poco más de 48 horas de diferencia entre cada uno, obligará a que el cuerpo técnico celeste introduzca rotaciones en el once. De producirse estas modificaciones, es la oportunidad perfecta para que algunos de los futbolistas menos usados por Unzué en las semanas iniciales del campeonato demuestren qué pueden ofrecer a la propuesta del preparador navarro.

Entre esta nómina de jugadores aparece el nombre de Pablo ‘Tucu’ Hernández, otrora indiscutible con Eduardo Berizzo y relegado a la suplencia en esta nueva etapa. Muchos son los que piden el ingreso del chileno adoptivo en el once celeste y su partido en Cornellà-El Prat ayuda a sus defensores: con el 8 sobre el césped, el Celta realizó su mejor fútbol en Barcelona y ganó un punto de agresividad necesario. Si bien es cierto que algunas de las mejores cualidades del tucumano no casan a la perfección con la idea que viene desarrollando Unzué, Hernández sigue siendo una pieza de mucho valor y que, una vez adaptado al nuevo sistema, debería tener un papel más relevante en el plan de juego del navarro.

Así mismo, el partido del jueves podría suponer el regreso de Guidetti a los terrenos de juego tras su lesión a mediados de agosto. El sueco está en una posición complicada, pues no cuenta con tantos minutos como el resto de sus competidores por el puesto de 9 y el jugador más parecido a él de la plantilla se ha hecho hueco a base de goles. A favor del escandinavo está la pretemporada, donde Unzué no dudó en alinearlo por delante de Maxi Gómez, y su mayor repertorio de recursos respecto al punta uruguayo, aunque la mejoría de este en los últimos partidos ha sido bastante evidente. Hoy todo apunta a que, como en anteriores temporadas, a Guidetti le tocará recuperar desde el banco su condición de titular en el Celta.

Suponiendo que el sueco fuera de inicio ante el Getafe, podríamos llegar a ver una delantera inédita hasta la fecha en el caso de que Unzué decidiera alinear a Hjulsager y Mor. En el caso del turco es cuestión de tiempo que se haga con un puesto de titular en el equipo, tanto por los detalles que ha dejado en sus breves apariciones como por el potencial que se le presupone y la inversión realizada, pero el caso del 17 es distinto. Tras realizar una satisfactoria pretemporada en la que se destapó como extremo izquierdo, el ex del Brøndby no ha gozado de minutos este comienzo de campaña. Su polivalencia le hará gozar de minutos a lo largo de la temporada, pero, en caso de partir como titular este jueves, Hjulsager tiene una prueba de fuego para demostrar su valía para este Celta.

Por último, la escasez de defensas obligará a que Unzué introduzca cambios en una defensa que se ha mostrado francamente pobre en este inicio de campeonato. Asumiendo que al menos un lateral descansará y que ese puesto lo ocupará un Roncaglia que, al menos hasta invierno, no parece que vaya a contar con muchos minutos en el eje de la zaga, Sergi Gómez sustituirá a una de las partes del binomio Cabral-Fontàs. El de Arenys de Mar aúna cualidades tanto del otro central catalán de la plantilla, como de su contraparte argentina, y la fragilidad demostrada por esta dupla puede servir como su trampolín de acceso al once de Unzué. 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS