Aspas te da, Aspas te quita

            6 de junio de 2009. Eusebio, actual entrenador de la Real Sociedad, da entrada a un joven jugador de la cantera que, en el minuto 81 marca su primer gol con la elástica celeste. En el 92 firmaría el doblete para confirmar la agónica victoria del equipo. En aquellos minutos, el talento de Moaña se sitúa al frente del Celta, en la punta de ataque, como delantero o “falso nueve”. Al gusto del consumidor, como quiera definirlo, pero eso sí: desplegando su juego, desborde, calidad y pegada desde el centro del ataque vigués. En la temporada posterior, alternará suplencias y titularidades sin gran éxito en la misma posición, ya con Paco Herrera al frente.

            Finalmente, fue el famoso año “del ascenso” cuando Iago Aspas se consagraría como delantero, marcando 23 goles en la categoría de plata del fútbol español. Ya en Primera, 12 serían los tantos que le servirían para ayudar a los nuestros a mantener la categoría; y después sus vaivenes entre Liverpool y Sevilla, donde no contó con la continuidad necesaria que aquí sí se le daba (y se le da) con franca razón. Cuando regresó a su casa, escoltado por Nolito y Orellana a las bandas, anotó 14 tantos. Y siempre situándose en la misma posición de referencia.

            Son curiosos los datos de la pasada campaña: 19 tantos en Liga, partiendo siempre desde la banda derecha. Máximo goleador nacional, primera convocatoria con la selección nacional y la delicia de los comentaristas y tertulianos televisivos. Y, sin embargo, no fue aquella versión de Aspas que tanto nos gustó los años previos. Sí, marcó todavía más goles (seis de penalti), y no obstante dejó de lucir como antaño. Véanse las calificaciones recibidas en esta página; quizás influiría el juego del equipo, mermado el año pasado por una plantilla escasa y peor que la del curso anterior y repleta de promesas lejos aún de consolidarse. Pero ha dado comienzo una nueva campaña, y Iago continúa pegado a la banda derecha…

            El de Moaña es un fuera de serie, un fenómeno; historia viva de nuestro humilde equipo. Aunque vaya dos partidos nos ha ofrecido… que además resumen la idea general de este artículo: sin profundidad ni gol, ni apenas desborde, regate ni definición, ni asistencias. Iago, junto a la línea de cal, no es aquel jugador de su debut, ni el del ascenso, ni el de la permanencia, ni el que nos devolvió a Europa, pues aquel Iago jugaba en punta, por el centro. Quizás sea eso lo que necesita para reencontrarse con la mejor versión de sí mismo y quizás así nos regale de nuevo lo que (por momentos) parece quitarnos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS