El futbolista de las mil oportunidades

Pocos futbolistas en Primera pueden presumir de haber tenido tantas oportunidades con tan poco rendimiento devuelto como Théo Bongonda en el Celta. Una confianza ciega la que tiene Berizzo en él, propiciada en parte porque tras la marcha de Nolito era el único jugador específico de esa posición que conocía ya los mecanismos del equipo. 2054 minutos después, y con algo menos de media temporada por delante, el jugador sigue sin cuajar.

Los números no engañan: 2 goles y 5 asistencias. Balance muy pobre al que le suma el ex del Zulte Waregem una irregularidad  en el juego que en las últimas fechas ha provocado la reprobación de Balaídos en forma de silbidos. Unos silbidos que, siendo bastante contraproducentes tanto para el jugador como para el equipo, señalan una realidad: Bongonda está cuestionado.

Y no es porque no lo intente. De hecho, en la insistencia y la actitud están algunas de las principales virtudes del extremo. Tanto que su sacrificio defensivo es oro para Berizzo. Pero lo cierto es que cuando su radio de acción topa con el área rival, desaparece la claridad y el desequilibrio, sus piernas se enredan, su visión se oscurece y el rendimiento ofensivo del equipo se ve tremendamente limitado. Acierta una y malgasta diez. Un ratio que, a los niveles en los que se quiere mover el Celta, supone una losa complicada de gestionar. Porque ni Iago encuentra un socio suficientemente hábil en él ni aporta en la producción de ataque cuando el resto no pasa por su mejor momento.

Se agiganta más esta percepción cuando juega Pione Sisto, teórico contrincante de Bongonda en la disputa de la banda izquierda. No tiene perfectamente acoplados los peculiares mecanismos tácticos del equipo, pero resuelve infinitamente mejor lo que a Bongonda se le hace bola partido tras partido. Regatea, se asocia, dribla, desequilibra y tiene instinto goleador. Características que, hasta el momento, Bongonda no ha demostrado en sus tres temporadas como celeste.

A favor de Théo están sus 21 años. Tiene potencial, es evidente, pero no deja de sorprender la cantidad de oportunidades y minutos que sigue teniendo sin responder con rendimiento significativo. Dicen sus defensores que aporta profundidad y pelea. Lo cierto es que a nivel numérico y de sensaciones, vive el belga de acciones puntuales y de que Sisto -futbolista de muchos más recursos- sólo lleva seis meses a las órdenes de Berizzo.

La tendencia, con todo, parece que puede cambiar en las próximas semanas. Pione cada vez va cogiendo más forma y en apenas cinco partidos ya ha demostrado más recursos que Bongonda en la última temporada y media. Apunta el danés a la titularidad en Ucrania. Un buen papel allí puede ser la confirmación de la presencia del ex del Midtjylland en un teórico once de gala, en detrimento de un Théo Bongonda irregular esta temporada y muy por debajo de su compañero en prácticamente todos los aspectos técnicos y ofensivos del juego. 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS