La pizarra de Herrera se llena de variantes

Finalizado el mercado invernal de fichajes, el Celta cuenta con la plantilla más corta de toda la Primera División con tan sólo 22 jugadores, de los cuáles dos, Hugo Mallo y Samuel, atraviesan por lesiones de larga duración. Una circunstancia que podría presentar un panorama desalentador en cuanto a recursos disponibles a la hora de un ejercicio táctico por parte del técnico celeste. Sin embargo, las tres incorporaciones que ha realizado el conjunto vigués durante el mes de Enero han disparado las posibilidades de medio campo para arriba, debido a la polivalencia de los tres futbolistas recientemente llegados. 

Con ellos, el propio Herrera afirmaba haber dado “un salto de calidad importante” y a partir de mañana, después de las bajas por sanción de Krohn-Dehli y Augusto en Pamplona y la presentación de Orellana, el preparador olívico se encontrará con un auténtico puzzle, en forma de bendito problema, para buscar sitio a los nuevos, intentando juntar la mayor calidad posible sobre el terreno de juego. 

 
Tal vez fuese ese el motivo que llevó al míster celeste a inventarse la posición del croata Danijel Pranjic en el Sadar, a quién colocó por banda derecha, una de las pocas posiciones que le resultaban extrañas hasta al momento al futbolista cedido por el Sporting de Portugal, a quién Herrera pensaba utilizar en ataque por banda izquierda cuando llegó. Sin embargo, la incorporación de Orellana le hizo plantearse esa opción, cómo él mismo aseguró tras conocer el regreso del chileno a Vigo, comentado que “será difícil verlos a los dos juntos en el campo”, al considerar un cierto overbooking en la izquierda, dónde Krohn-Dehli ha sido el dueño y señor hasta ahora. 
 
Sin embargo la polivalencia de los tres futbolistas de banda izquierda del Celta invita a pensar en la posibilidad de juntarlos a todos en el campo, teniendo en cuenta que son tres de los jugadores con mayor calidad en sus pies en toda la plantilla y que podrían conferirle al Celta una interesante asociación de medio campo para arriba. Para lo cual, una vez fracasado el experimento de Pamplona con Pranjic, Herrera debería contemplar la posibilidad de que el croata se desenvuelva en el medio centro, un poco más retrasado de dónde a él le gusta actuar y dónde ya se desempeñó a menudo en el Bayern de Munich; o bien podría intentar situar a Orellana caído a la derecha, algo que el técnico celeste no se planteó el año pasado, pero dónde el chileno sí ha actuado con anterioridad durante su temporada en Segunda División con el Granada. 
 
En esas se encuentra ahora el preparador olívico, que por el momento, mientras intenta encontrar ubicación para todos, trabaja sobre tres escenarios posibles a la hora de buscar una nueva identidad para el Celta que se presenta a continuación, mejorado por las nuevas incorporaciones invernales. 
 
Opciones tácticas que baraja Paco Herrera
 
Herrera se ha decantado poco por este sistema, entre otras cosas por el menor número de opciones en ataque hasta ahora, pero con notables rendimientos cuando lo ha hecho, cómo en la ida de Copa ante el Real Madrid o la primera parte ante la Real Sociedad, sacrificado después este sistema por la expulsión de Augusto Fernández. Se trata, hasta la fecha, del sistema en el que Aspas ha estado más acompañado para atacar. 
 
 
Es el sistema más utilizado por Paco en lo que va de temporada, con los jugadores de banda integrados en el centro como interiores, algo que le confiere al equipo mayor seguridad atrás, pero que hasta ahora ha mermado la chispa del Celta arriba, a causa del desgaste de Krohn-Dehli y Augusto en defensa, dejando a Aspas y su acompañante bastante solos en ataque. Un ataque que, sin embargo, ahora podría verse reforzado por mayor velocidad con la llegada de Orellana o la posibilidad de que sea también Krohn-Dehli quién acompañe al de Moaña arriba, siempre que Herrera se decida por Orellana o Pranjic en el costado zurdo. Menos probable, sin duda, parece lo del chileno, por fuelle físico para trabajar atrás. 
 
 
 
 
 
El sistema más utilizado en el Celta tradicionalmente durante la última década y al que más acudió el propio Herrera el año pasado. Opción para ir a por los partidos sin miramientos con una serie de tres enganches desahogados de trabajo en mediocampo para acompañar arriba al punta. Es el sistema más atrevido, pero obligaría a los dos mediocentros a ser capaces de sujetar solos la medular; y sin duda también se trata del más atractivo, pudiendo juntar fantasía en tres cuartos de campo con Krohn Dehli-Orellana-Augusto, o incluso Pranjic, intentando enlazar con Iago, Bermejo o Park.  
 
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS