Paciencia

La paciencia es una de las cualidades más importantes que debemos adoptar en nuestras vidas. Tanto como para esperar por las oportunidades que nos acaben llegando como para sufrir las adversidades que nos van a ir apareciendo a lo largo del camino.

En el fútbol, por ejemplo, la paciencia es algo residual, por no reducirlo a la categoría de inexistente. La exigencia y velocidad al que crece este mundo hace que los errores se magnifiquen y la respuesta deba ser inmediata, sin apenas tiempo para aclimatarse, crecer y desarrollarse a largo plazo.

David Costas, que disputó ayer su primer partido de Liga este curso, puede dar fe de cómo, en muchos casos, esa paciencia es inexistente con un futbolista de tan sólo 21 años. Su inicio de partido ante el Valencia quizás no fue el más acertado, cometiendo un penalti que, para muchos, fue riguroso, para otros inexistente, e incluso para quien ese penalti vale una cruz por todo lo demás. Tras ese error, David Costas supo recomponerse. Excepcional en la salida de balón, superó clarisimamente a Andreu Fontás en esta faceta, adelantándose para romper líneas y buscando a los atacantes con balones en largo que muchas veces sí encontraban a su destinatario, y de uno de ellos - falló sólo nueve pases en todo el encuentro-, nació el maravilloso gol de Roncaglia que puso el empate en el marcador.  También es cierto, que muchos de sus errores vienen provocados por un exceso de confianza a la hora de dar esos pases desde la línea defensiva. Cualidades tiene, lo que necesita es paciencia y continuidad.

Rubén Blanco es otro de los nombres propios del último partido. Recuperado de sus lesiones, el de Mos ha gozado de dos partidos consecutivos como titular, En sus propias palabras, el arquero pide continuidad, o dicho de otra forma, paciencia. Licencia para fallar, porque lo hará, como todo futbolista, y más, cuando se es joven, ya que los errores son aprendizaje. De él se pueden decir muchas cosas, transmite seguridad y una sangre fría impropias de alguien de su edad, sólo el tiempo nos dirá si será el que promete ser, pero, sin  paciencia, nunca lo sabremos.

 
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS