Que alguien avise al Toto de que se está equivocando

Antes de nada, no soy anti-Toto. En general no soy anti-nada, pero, desde luego, no voy a ser anti-alguien que ama mi equipo. Mi equipo es el Real Club Celta de Vigo, el primer equipo de Galicia y el que nos representa a día de hoy en Europa. Su juego ha sido catalogado coloquialmente como "fútbol de salón" y laureado por infinidad de críticos. Somos, sin duda, la envidia de muchos clubes de Primera División. Además, tenemos un entrenador que siente los colores, con pasado en el equipo como jugador y que es el primero que se desvive por él, que es capaz de rechazar ofertas económicas mas atractivas de equipos superiores e incluso selecciones nacionales y se mantiene fiel a sus raices, transmitiendo desde el minuto uno de cada partido a sus jugadores que lo que está en juego es más que un partido de fútbol.

Dicho esto, en mi opinión, hay determinadas situaciones en las que el Toto, nuestro Toto, se equivoca. Y dicen que el que tiene boca se equivoca y que el que así no lo haya hecho tire la primera piedra, pero cuando alguien se equivoca reiteradamente en algo, se merece que se le avise, se replantee la situación y se busque una solución al problema. En este momento, pensaréis que voy a hacer referencia únicamente a la forma en la que Berizzo realiza sus cambios, algo que ha sido ampliamente criticado por parte de la parroquia celtiña pero que considero que es algo vinculado a un criterio (más conservador o menos) que tienen todos los entrenadores. Mi crítica en este caso, y me gustaría dejar claro que se trata de una crítica CONSTRUCTIVA, por el bien del equipo, va más encaminada hacia lo que considero es una mala gestión de la plantilla en términos generales. Y con mala gestión de la plantilla me refiero al trato que se le da y la forma en la que se manejan todos los jugadores disponibles antes, durante y después de un partido, incluso los lesionados. Uno no puede olvidarse que esto es como si fuese una empresa y el Toto fuese el director general de la misma. El rendimiento de sus "empleados" y en este caso, sin lugar a dudas, la productividad de éstos, sus "activos más esenciales", determinará el buenhacer de la "empresa" en su actividad. Y para ello son necesarias las denominadas "soft skills" que todo buen empresario debería tener y el desarollo de estas habilidades directivas se ve reflejado sin duda en los resultados.
Llegados a este punto, la pregunta que me hago es: ¿estoy de acuerdo con las rotaciones que realiza el cuerpo técnico del Celta? Sí, claro. Jugamos tres competiciones y los jugadores no son máquinas. Con lo que no estoy de acuerdo es con la forma de rotar. El objetivo de este artículo no es otro que el de refutar que Berizzo realice lo que él considera una "rotación equilibrada". Porque claramente no lo es.
En primer lugar, para que una rotación se pueda definir como "equilibrada" debe existir un respeto de la columna vertebral del equipo, esto es, portero-centrales-mediocentro-delantero. El ejemplo más claro de esto es el Atleti del Cholo. Si uno se fija en sus últimos años, siempre tiene un portero de garantías (y no voy a entrar en este punto en el debate del portero puesto que considero que es un error de bulto de la directiva y la dirección deportiva y es algo que el Toto ha solicitado por activa y por pasiva), una pareja de centrales férrea y que varía pocas veces, un mediocentro rocoso y un delantero estrella y goleador. Nosotros tenemos la suerte de tener, al menos, ese delantero estrella y goleador, Toto, y aún encima está que se sale últimamente. Para decir que tu rotación es "equilibrada", no dejes sin convocar y suplente respectivamente a Iago en los dos partidos más importantes del grupo de la Europa League. Y sobre todo sin convocar en casa, que ni siquiera implicaba un desplazamiento. Te prometo que no le veo el sentido.
En segundo lugar, para que una rotación pueda catalogarse de "equilibrada", como decía, tiene que existir precisamente un verdadero equilibrio entre el número de jugadores jóvenes y experimentados en el once inicial, y entre el número de jugadores habituales y suplentes. No puede ser que en el campo más "intimidante" del grupo, jugándote el primer puesto, salgas en ataque con Lemos, Señé y Bongonda. No puede ser, Toto. Lo siento mucho pero no puede ser. Y respecto al último de ellos, yo creo que ya ha llegado a un punto en el que debe plantearse su cesión o una reconsideración, al menos, de su situación. Estaremos de acuerdo seguro en que este perfil de jugadores de corta edad y extranjeros necesitan un periodo de adaptación mayor. No lo discuto. Pero en el caso de Bongonda considero que ha tenido ya excesivas oportunidades. Sin ir más lejos, la temporada pasada fue el sustituto natural de Nolito mientras éste estuvo lesionado durante varios meses, y no llegó a demostrar en ningún momento el nivel que se espera de él. Pero ni siquiera pretendo valorarlo por sus cualidades técnicas que, al fin y al cabo, para gustos, colores, y no dudo que las tenga. Mi crítica hacia este jugador va mucho más allá. No sé si es solamente una sensación mía o es un sentir generalizado, pero yo lo noto apático en el campo, como sin ganas, y como aficionado del Celta esto me molesta. Y me molesta también que en un partido tan relevante como el de este jueves pasado, hasta en dos ocasiones se plante delante del portero rival con un compañero completamente solo a su lado (Rossi y Guidetti respectivamente), y decida tirar en ambas ocasiones con idéntico resultado. No dudo que no los vea, pero precisamente su error parte de ahí, de no verlos. De que parece que no ve más allá de su banda y que juega él solo sin importarle en absoluto dónde están el resto de sus compañeros.
Y al hilo de esta búsqueda del equilibrio entre jugadores jóvenes y experimentados, me gustaría desde aquí darle mi voto de confianza a José Naranjo. Considero que un jugador que ha hecho méritos para ser elegido revelación de Segunda División la temporada pasada merece sin duda más oportunidades. El hecho de "castigarlo" tantas veces sin ir convocado implica "cargarse" a una joven promesa que realmente no ha tenido ocasión todavía de demostrar su valía.
En tercer lugar, y volviendo al tema de la rotación "equilibrada", más datos que reflejan, en mi opinión, un mal criterio a la hora de rotar. Si cuentas en tus filas con un jugador que es capaz de levantar a la grada solo con salir a calentar, que es sin duda proporcionalmente el jugador más querido por la afición en relación a la cantidad de minutos que ha disputado hasta ahora, que imprime garra desde el primer minuto y se convierte en un incordio constante para los defensas rivales y que debido a su pasión puede llegar a ser altamente necesario tenerlo dentro del campo en algún momento de un derbi, no puede ser que lo dejes en casa sin convocar contra el Depor. No me hace falta decir a qué jugador me estoy refiriendo. Ese que en Amsterdam fue suplente a sabiendas de su pasado y de las infinitas ganas que tenía de jugar, cosa que quedó demostrada al marcar un gol nada más pisar el campo. Pero era demasiado tarde ya, Toto. Me parece una mala gestión de la plantilla introducir a falta de 15 minutos y con 3-0 en contra a un jugador que llevaba todo el partido siendo insultado y abucheado durante el tiempo que pasó calentando en la banda. Por este motivo aprovecho para exculparlo de lo que ocurrió después, que en mi opinión es sin duda un error de nuevo del entrenador y no del jugador, por no saber analizar la situación y las pulsaciones a las que estaba en ese momento. A pesar de ello considero también que en ningún momento superó los límites de lo meramente "futbolístico" a la hora de responder al desprecio recibido por parte de la afición del Ajax. Bajo mi punto de vista no es una falta de respeto en ningún caso lo que hizo. De hecho me enorgullece que haya un jugador sueco (¡¡¡sueco!!!), que defienda los colores de mi equipo con esa fuerza, como si fuera de Chapela.
No me quiero dejar en el tintero y esto me parece lo más importante a la hora de dirigir esta "empresa" que es nuestro Celta, del respeto a la afición. A sabiendas de las expectativas que había puestas en el partido y del desplazamiento masivo de celtistas a Amsterdam, el Toto debería haber planteado un equipo más "competitivo". Pienso que no se llegó a creer que somos mejores que el Ajax, que el Celta el jueves se podría haber vuelto a casa tranquilamente como primero de grupo y ahora estamos obligados a hacer las cuentas de la abuela para ver qué necesitamos hacer para clasificarnos a dieciseisavos.

Por último, y como moraleja, decir que en su momento no me pareció seria tampoco la alineación que salió a jugar en Lieja, y es, casualmente, el Standard, el equipo contra el que dentro de tres semanas nos vamos a jugar el pase en Balaídos. Y no me pareció seria no (sólo) por los jugadores que formaban el once inicial, sino por el sistema (completamente modificado) y por las circunstancias que rodearon el partido. No me parece serio que haya un "lío" de fichas en tu primer partido de Europa League después de tantos años. Un poco más de profesionalidad en este sentido.
De todos modos, como en casi todo en la vida, trato de ser una persona positiva, y no quiero olvidarme en esta reflexión, de los aspectos favorables que veo en la situación actual del Celta. Estamos a dos puntos de Europa en la clasificación de LaLiga tras haber jugado con equipos como el Barça, el Madrid, el Atleti o el Depor, y todavía estamos vivos en la competición europea que estamos disputando. El espíritu de los partidos contra Barça y Depor en Vigo debería ser lo que nos guiase durante este mes clave y que sirviese de base como unión de la plantilla y como pieza esencial de su comunión con la afición. Que esto sirva como mi invitación particular a todos los vigueses a que a acudamos al campo cada domingo a apoyar al equipo y a que en el partido contra el Standard de Lieja los jugadores salgan al campo en volandas, como en las grandes noches, y que el primer gol lo metamos antes de empezar.
 
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS