Para olvidar

Xoan Carlos Gil/ed.propia

Año 1 d.C. (después de Citröen). Da comienzo una nueva e ilusionante temporada. Nuevos fichajes, nuevos equipos, nuevos desafíos, objetivos y sueños por cumplir. La maquinaria empieza a funcionar, el tren echa a andar, y la rueda no se detiene. La Diosa Fortuna pone en marcha su trascendente mecanismo: las cartas están ya echadas. El Celta vuelve a Balaídos. El Celta 2016/2017 arranca. Y es nuestro Celta de siempre. O no. O sí. Lo único que se puede asegurar es que el Celta vuelve a las andadas.

El equipo es la extensión del estadio donde debutó en esta campaña recién estrenada. Es la perfecta analogía lo que sucede tanto en los aledaños del campo como dentro de él. Ofrece un panorama pintoresco, casi irreconocible. Ladrillo al aire, sin pintar; gradas por hacer, sin butacas todavía; una estructura aún sin consolidarse… en definitiva: está a medias, por construir. Algo que, cuanto menos, resulta curioso dado que se mantienen los pilares fundamentales del pasado. Y sí, ya he olvidado de lo que estoy hablando.

No restemos méritos al Leganés. El equipo ‘pepinero’ fue el único que tuvo las ideas claras en Balaídos. Es posible que individualmente cuente con jugadores limitados o carentes de una técnica que sí se les presupone a los celestes, pero como bloque han hecho el fútbol de equipo que no ha sabido conjugar la escuadra viguesa. Han estado sólidos y, sobre todo, tranquilos. Han sabido jugar con la apatía y la escasez de ideas de un rival que se lo ha puesto francamente fácil. En una jugada aislada a balón parado (cómo no), lograron perforar la meta defendida por Sergio. Además de encontrarse con fantásticas ocasiones que desperdiciaron.

Poco o nada se puede analizar de los nuestros en este encuentro. Mateo, un niño de 4 años sentado sobre las piernas de su tío a mi izquierda en la maltrecha grada de Río, lo explicó mejor que nadie: “Berizzo no les dijo a los buenos que jugaran bien”. Ahí quizá es donde hallaremos las clave de lo sucedido en esta primera jornada para olvidar. Un buen Sergi Gómez, un entregado Aspas, un par de paradas salvadoras del de Catoira… y paro de contar. Roncaglia, ‘Chelo’, e incluso Wass y Orellana, jugadores que nos han dado tanto, han labrado una actuación que casi se podría definir de “lamentable”. Son futbolistas imprescindibles en este equipo, y a este nivel nos condenarán a todos a pasarlo sinceramente mal este año.

Pero seamos optimistas, ya que no queda otra. Un aviso; un importante aviso. Se ha empezado mal la temporada, y sin embargo, seguimos a tres puntos del líder. Sólo podemos ir a mejor a partir de este momento, y el inicio será duro, muy duro. En las primeras nueve jornadas nos veremos las caras ante los más grandes de la Liga, para rematar con un derbi que (esperemos), sea más productivo que los vividos el año pasado. “Mañana es el primer día del resto de tu vida”, reza la frívola y manida frase, y este mismo fin de semana llegará una nueva oportunidad de redimirse.

Vaya; ya hay que visitar el Bernabéu.

Lástima…

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS