Arsenal renovado para el Celta

Son ya veintiuna las jornadas disputadas. El Celta, uno de los conjuntos con menos efectivos del campeonato, se afana por conservar una meritoria quinta plaza y tiene serias aspiraciones en la Copa del Rey, en la que se me medirá con el Sevilla. Con una maniobra magistral Berizzo sometió al Atlético, apartándolo del camino hacia semifinales, pero para ello sacrificó sin pudor el partido inmediatamente anterior. La duda es lógica: ¿puede el bando celeste luchar en dos frentes con garantías?

En la situación actual no parece probable, pero llegan refuerzos justo a tiempo. Fontàs vuelve al grupo tras dos meses arrastrando complicaciones en el tendón de Aquiles. La inclusión no es definitiva, ya que ha avanzado peor de lo esperado, mas supone un alivio para el sobrecargado centro de la zaga. En parecida situación se encuentra Nolito, aunque la vuelta del cotizado extremo se presupone inminente. Por su parte, el medio chileno Marcelo Díaz, aún convaleciente, sigue trabajando al margen bajo la previsión de reincorporarse antes de una semana. Siguiendo este calendario, es factible que puedan participar contra el Sevilla en alguno de los tres envites que esperan al Celta.

Es ya una realidad la incorporación de Beauvue. Después de disputar noventa minutos en Vallecas, al de Guadalupe le tocó reemplazar a Guidetti en el último tramo de los cuartos de final, dando señales de serenidad, criterio y entrega. La llegada de este explosivo delantero oferta nuevas posibilidades para el arquetipo de Berizzo, por la polifuncionalidad que le caracteriza, por la capacidad superior de remate y por el sentido vertical que insufla al juego. Además, teniendo en cuenta que tanto Guidetti como Aspas están siendo de la partida inicial –con excelente rendimiento del sueco–, es imprescindible contar con otro atacante de referencia en el banquillo. Beauvue asumirá la carga de trabajo principal en Liga mientras los otros dos se concentran en la Copa del Rey.

Si con ‘Django’ Beauvue el Celta aumenta la peligrosidad ante la portería, con el retorno de Nolito la parcela atacante recupera a su mayor quebrantador. Se unirá a la magnífica sociedad presentada por Aspas y Orellana, que también han encontrado acomodo a Guidetti gracias a la solución de Berizzo de una doble mediapunta. Con estos hombres, más Señé y Bongonda, las rotaciones ofensivas ganan en fiabilidad y adaptabilidad.


Carestía en la medular

Donde se antoja más necesaria la llegada de activos es en el centro del campo. Si bien Radoja y Pablo Hernández han respondido sobremanera a la exigencia de las últimas fechas, escoltados por un Wass que al fin ha recuperado el frescor de inicios de curso, los tres son insuficientes para soportar la carga de trabajo de dos competiciones. Borja Fernández es, de momento, el único sustituto en la parcela. Sin Madinda, cedido en el Nástic, el Celta necesita cuanto antes a Chelo Díaz, un medio organizador, ducho en el pase y sobrado de personalidad. Mientras tanto, una solución puede pasar por recuperar el doble pivote, descontando un centrocampista, y aprovechando la vuelta de Nolito para juntar cuatro atacantes.

Radoja es un ejemplar medio posicional, también mixto, pero aún tiene mucho que aprender en la salida del balón, de la misma forma que Hernández debe seguir en el rol de ‘box to box’ que le permitió anotar por partida doble contra el Atleti –otro recurso más–. Díaz llegará muy justo en el aspecto físico, siendo ya un futbolista liviano y de corta estatura. Necesitará por tanto hacer pareja con alguien esforzado y fuerte. Berizzo deberá tener en cuenta este factor; sin embargo, la disponibilidad de Marcelo permite añadir diferentes matices en función del rival. Podrá optar por un centro del campo de recorrido, con Wass y Tucu, o uno de equilibrio, con Díaz y Radoja. No cabe duda de que el recién incorporado, que llevará el dorsal cinco, será clave por su experiencia, visión y tranquilidad con la pelota, un aporte crucial frente a conjuntos tanto agazapados como agresivos en la presión. 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS