Señé, la elegancia del diablo

Señé baila un tango con la pelota. Energía contenida, movimientos intensos, que no bruscos, pasión sin violencia. El canterano del Terrassa se desenvuelve de manera impredecible, porque la posición corporal es la de un futbolista elegante, que corre erguido, con los brazos en ángulo recto y las manos extendidas; pero en el fondo de este joven espigado yace un espíritu rebelde, que se sirve de la zancada y la explosividad para conseguir el desborde. 

Bajo la observación implacable de Berizzo, el ex del Oviedo ha encauzado esa potencia, equiparándola a la que viste este Celta. La lucha orgullosa le ha traído al primer equipo, pero le faltaba encontrar una posición en la que brillar, en la que poder combinar el descaro con la visión para el pase. Con Orellana mandando en el tercio atacante, al barcelonés le quedó el costado derecho.

Esta ubicación es importante por varios factores. Primero, porque deja en manos de Orellana la labor creativa principal, una para la que no está preparado todavía. Segundo, porque libera al escurridizo chileno de una guerra de desgaste junto a la línea de cal. Y tercero, porque el ímpetu de Señé implica un ataque vertical y propenso a exponer al equipo: es mejor perder la posesión cerca de la banda que en el carril central, el más corto hacia la meta que se busca proteger. 

Señé es ofensivo a la manera que es el Celta, a la manera de Aspas o Nolito. Es capaz de driblar, de lanzarse hacia el rival en carrera, pero también de buscar la distracción con una pared, o de filtrar un pase quirúrgico. Delicado equilibrio el de este chico llegado del filial, que le obliga a decidir constantemente entre el desenfreno o la pausa, y que ha ralentizado el aprovechamiento de unas cualidades tremendas. La confianza, la regularidad y el trabajo le han conducido a una magnífica actuación en Granada. Berizzo ya sabe de qué es capaz. Ahora debe refrendar esta irrupción en el transcurrir de las jornadas.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS