Un estratega loco por la tecnología

Un obseso de la estrategia y de la tecnología. Así lo definen los que más y mejor conocen a Carlos Hugo García-Bayón, nuevo director de cantera del Real Club Celta. El que fuera segundo de Eusebio Sacristán durante su etapa en Vigo regresa a la ciudad olívica con un difícil reto por delante: continuar el trabajo iniciado por Toni Otero al frente de A Madroa con el objetivo de seguir manteniendo a la cantera celeste entre las más importantes de España y Europa.

A sus 41 años de edad, García-Bayón ha querido volar del nido de Eusebio para afrontar metas diferentes y en ámbitos distintos. Pasará a los despachos, desde donde intentará aplicar su fórmula para mantener y, en la medida de lo posible, mejorar el método en A Madroa. Este leonés siempre reconoció que el Celta es un club diferente para él. "Ha sido un orgullo tremendo y un privilegio entrenar aquí, porque este club siempre me ha llamado la atención desde pequeño y me ha dado muchísimo respeto. Ha sido una experiencia extraordinaria, por eso tengo que estar muy agradecido a la gente que me ha dado la oportunidad de estar en el Celta", dijo en su última rueda de prensa en Vigo, cuando se despidió de la afición junto a Eusebio Sacristán después de que la dirección del club decidiera no renovarlos por una temporada más.

Amante de la estrategia, ha sabido canalizar toda su pasión por el fútbol a través de una metodología que tiene su base principal en la tecnología. Ha desarrollado él mismo programas informáticos para planificar entrenamientos, organizar plantillas y, especialmente, para almacenar y procesar jugadas de estrategia. Es esa una de sus principales virtudes. En un reportaje de Jordi Gil en el diario Sport, se recogen testimonios de personas cercanas a García-Bayón que destacan su pasión por el fútbol y, especialmente, por las jugadas a balón parado. "Antes de los partidos ponía imágenes a los jugadores para analizar la estrategia. La temporada pasada marcamos 17 goles a balón parado", explicó a Sport en su día el ex directivo culé Carlos Filipe. "No dejaba que jugarán al patadón. Tenía que ser el último recurso. También cambiaba mucho la táctica. Era muy exigente, incluso ganando, si no se había hecho lo que él quería, se enfadaba", analizaba Filipe.

En Barcelona hablan maravillas de él. Reconocen en su figura una dedicación total a su trabajo y una predilección por el fútbol combinativo, seña de identidad en La Masía y que Carlos Mouriño ha implantado desde hace unos años en A Madroa. García-Bayón tendrá trabajo, e importante. La figura de director de cantera en un club como el Celta es capital. Deberá asumir el mando manteniendo las señas de identidad propias de A Madroa -similares a lo que tanto él como Eusebio proponen sobre el tapete- y tendrá la misión de seguir haciendo de las categorías inferiores del Celta el vivero idóneo para un club de Primera que quiere seguir siendo de cantera.

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS