Y cuatro veces Mina

Hace ya un par de años del debut de Santi Mina con el primer equipo. Desde entonces el aficionado que comparecía en Balaídos lo hacía, en parte, por ver algo más de aquel chico menudo y atrevido que quería comerse el mundo. Con él sobre el campo el Celta tenía algo más de identidad. Dos temporadas después el chaval se ha llevado del césped un balón y varios récords, desatando la euforia del respetable, que vibra cuando el protagonismo es para alguien de la casa. 

Carisma

La motivación y el orgullo de Mina son contagiosos. Dispara las pulsaciones del resto de compañeros y los lleva a un peldaño superior de exigencia, tanto en la presión como en el ánimo ofensivo. Siempre efusivo, peleón y digno, inconforme en el error y ambicioso después del acierto, es todo lo que la grada espera. Cada patada que recibe y cada gol que consigue amplifican la conexión que tiene con el espectador. Recuerda a otro jovenzuelo que salvó al equipo de los infiernos y lo devolvió a Primera. 

Efectividad

Se saltó la estadía en el filial por la pasmosa facilidad que tiene cuando encara la portería.  Hay factores que se llevan dentro y que definen a un jugador; y en el caso de Mina, es la efectividad. Le sobra confianza, tiene estrella, y gracias al despegue físico de esta temporada llega a la zona de finalización sin que el cansancio melle la puntería. Se estrenó en Liga con cuatro goles de cinco intentos, y cada tanto fue distinto: uno con la diestra al palo largo, otro con sutileza y con la zurda, el tercero de cabeza a donde nadie alcanza, y el último sorteando al guardameta después de un desmarque largo.

Cantera

La formación es el corazón del Celta, y debería seguir siéndolo. Alivió las penurias económicas y permitió al equipo el salto cualitativo imprescindible para asaltar la élite del fútbol. Santi Mina es uno de los exponentes de este modelo, el primero de la siguiente generación, el eslabón que conecta el ascenso con el futuro. El amor que profesa Santi por la institución, el amor que nace del agradecimiento, es una fuente de implicación que puede marcar diferencias. La cantera es fidelidad, identidad y una garantía de solvencia económica y deportiva. El valor del club va ligado a lo intangible, a la ilusión, al orgullo de la afición. 

Futuro

Es lógico pensar en Mina como el líder del Celta que está por venir. El cambio de política del club favorece las opciones de retener al canterano y todo indica que su aspiración pasa por triunfar en Vigo. Eso será a largo plazo, por lo que no caben distracciones. La planificación deportiva ha de respetar el espacio de Santi, sin ahogarlo y sin exigirle por encima de lo que puede aportar. Progresará como segunda punta, como destacó en el Juvenil, porque como referencia de ataque pierde esa capacidad letal, la de aprovechar los espacios generados por el punta: los cuatro goles ante el Rayo vienen precedidos por distracciones de Larrivey. Puede desempeñarse aún mejor en banda, hacia ahí debe progresar para convertirse en un delantero total. Tiene las condiciones físicas, técnicas y psicológicas idóneas para llegar a lo más alto, siempre que no olvide de dónde procede.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS