No fue maravilloso viajar hasta Mallorca

Abajo de todo de la tabla, donde casi termina la clasificación y probablemente en color rojo, encontrareis al Celta. "No son buenos tiempos para los soñadores" decía la francesa protagonista de una de las bandas sonoras más tarareadas de la historia. Y en Vigo son conscientes de eso por eso disfrutan los primeros rayos del sol primaveral con la esperanza de que vuelvan las alegrías a Balaídos.

Balaídos, que comenzó siendo un fortín. Ni el todopoderoso Real Madrid pudo sobrevivir a la caldera celeste que ayudó a vencer cual David frente a Goliat allá por el mes de diciembre. El lugar donde habían pasado cinco años estaba cada vez más lejos y la sonrisa de la afición era una bendición para los jugadores que no dejaban de agradecerles el apoyo que recibían allá a donde iban. La realidad es que cada quince días, diferentes equipos de todo el país embarcaban en Peinador con la sensación de que el Celta de Paco Herrera les había sorprendido.

A Peinador llegaba ayer Gudelj. El delegado servicial y uno de los más cercanos a la afición. El bosnio más celeste conocido hasta el momento, que siempre tiene una palabra de alivio o de agradecimiento para quien lleve el escudo del Celta en el pecho.

Con semblante serio y sin responder ni una sola pregunta a los periodistas que hasta allí se habían desplazado, Vlado era la personificación del celtismo. En su expresión podía verse más que tristeza, cansancio. El cansancio de no dejar de luchar y no recibir recompensa. Aunque no conozca a Helena Bianco, Gudelj es consciente de que no fue maravilloso viajar hasta Mallorca.

Sin tener en cuenta habladurías, chismes ni cotilleos varios, solo queda levantarse y parecen que la teoría se la saben al dedillo. Bermejo, Oubiña o Lago, entre otros, tienen claro que van a hacerlo porque se lo deben al club, a sus compañeros pero, sobre todo, a esa afición incansable que aún entre lágrimas sigue gritando "Hala Celta!".

Después de tantos palos, llegó la hora de afrontar lo que queda y no parece que vaya a ser un camino de rosas. Insa sabe que la cita en Balaídos contra el Zaragoza podría ser la última oportunidad para asumir la permanencia. La solidaridad y la comunicación serán los puntos que fortalecer para seguir en la carrera continua y dejar atrás esa palabra tan fea con la que últimamente los relacionan.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS