¿Qué medio quiere el Celta?

Tan tranquila iba la dirección deportiva del Celta con Besic, conduciendo con el margen de cuatro fichajes en tiempo récord, que al final Torrecilla se durmió al volante. El mediocentro que tanto quiere Berizzo comienza a ser una cuestión de urgencia, en tanto que la temporada ya está ahí; máxime cuando el pivote, pieza clave del nuevo sistema, necesita tiempo para acomodarse y asimilar la doctrina táctica. En un intento por adquirir un jugador exótico, de progresión inadvertida en el mercado y, sobre todo, económico, la entidad celeste ha terminado en un callejón sin salida.

Pero, ¿qué busca exactamente el club olívico? Los tres nombres aparecidos en la línea de acción –Besic, Pavez, Romero– permiten un retrato bien claro: un futbolista de corte defensivo, de fortaleza física y mental, con claridad en el pase a cualquier distancia, y joven para poder aprender y completarse sin imponer su personalidad sobre el esquema. El preparador argentino necesita alguien que ocupe el espacio de los interiores cuando éstos se proyectan en ataque, aglutinando las dos líneas defensivas de a cuatro sin perder nunca el sitio.

La eliminación de Bosnia permitió el primer acercamiento al tema del centrocampista. El doble pivote Pjanic-Besic había servido para maniatar a dos potencias ofensivas como Nigeria y Argentina; el más rocoso de los dos, Muhamed Besic, se puso a tiro debido a la sorprendente ausencia de ofertas. El Celta sacó cuanto llevaba encima por el joven balcánico, acercándose a la petición expresa del Fenecváros; pero una serie de trabas económicas retardaron el fichaje (Mirror), de forma que entraron al trapo competidores del calibre de Werder Bremen, Sevilla y Everton. La potente apuesta del último, cercana a los cinco millones de euros y al contado, acabó con el sueño de traer con sigilo a un internacional absoluto y con el bosnio en el conjunto de Goodison Park.

Entonces llamaron los emisarios de Colo Colo, de nuevo rastreando el futuro de Orellana. La junta directiva se remitió a las condiciones defendidas en el mercado invernal, fuera de alcance para los chilenos, así que el club albo dejó caer la posibilidad de un trueque, reiniciando el culebrón por el ‘poeta’. El cambio incluía a Esteban Pavez, un incipiente futbolista conocido por Berizzo y que debutó en enero con la selección de Sampaoli. Si la operación no acababa de convencer en Vigo, la insistencia del club albo por mantener una participación en el pase de Pavez concluyó en el cese de las negociaciones. Tampoco era el más adecuado.

Aún frustrados por el paso en falso con el nuevo Vidal, en Praza de España recibieron noticias de que el agente de Lucas Romero iba con destino al viejo continente. La promoción del medio de Vélez Sardsfield, que ya había atraído a entidades como Sevilla o Fiorentina, derivó en sondeo para no pasar de ahí. El Celta pretendía llegar a cifras similares a las que propuso por Besic, dos millones, con la esperanza de adquirir parte del traspaso y que el salto al fútbol español beneficiase a ambas partes. El histórico bonaerense se negó, al igual que hizo con la propuesta hispalense, pues con ‘el perro’ Romero como uno de los más destacados del campeonato argentino, la intención es retenerlo hasta el escaparate de la Libertadores 2015.

Con el asunto en punto muerto, el nuevo proyecto se estrenó con derrota en Argelia. Resultado a un lado, el partido mostró la insistencia del nuevo técnico en colocar a Krohn-Dehli como interior, donde espera aprovechará al máximo sus características. A priori una idea acertada, ya que el danés se mostró muy activo e incisivo en el amistoso. Con el capitán de nuevo pendiente de la rodilla, con molestias que le impiden realizar sesiones dobles, un Fontás circunstancial ejerció de pivote. Es una solución que gusta en la dirección técnica, pero el propio Berizzo hizo pública la necesidad de contar con un hombre específico para la demarcación. Hay que ser competitivos desde el primer instante, y aunque Andreu aporta polivalencia al plantel, su sitio es la defensa.

A día de hoy la situación es complicada, pues no hay noticias de ninguna otra aproximación, pero también es cierto que hay mucho avanzado en la confección del perfil requerido. Un pivote defensivo, de entre veinte y veinticuatro años, con estatura suficiente para controlar el juego aéreo; fuerte mentalmente, para conseguir una rápida adaptación y un rendimiento regular; que maneje con soltura ambas piernas, administrando fácilmente la posesión, también con pases en largo; y ceñido a su posición, aportando consistencia al entramado defensivo. Mientras Orellana y Cabral no reciban el pasaporte español, es obligatorio el pase comunitario, algo que sólo cumplía Besic, nacido en Berlín.

Paradójicamente, si hace semanas se comentaba desde la dirección deportiva que no había prisa por la adquisición, estos días la tónica es parecida. Es de esperar que, con un mes de mercado por delante, el Celta esté dispuesto a pujar más fuerte por el siguiente. La temporada pasada el gasto total en traspasos quedó en cuatro millones y medio de euros (Charles, Fontás, Nolito), y en este periodo estival aún no se ha llegado a la mitad de esa cifra. Los gastos abarcan un millón y medio por Pablo Hernández, más los derechos económicos de Cabral al completo –cantidad no precisada–. Por otra parte, la compra de la plaza en 2ª.B. para el filial (265.000 euros) se ha compensado con los derechos de formación y de ventas de ex jugadores celestes.

Con estas cantidades, es posible realizar una apuesta decidida sin comprometer el objetivo de deuda cero en 2016. Dependerá de de si se presenta la oportunidad que espera el triunvirato Torrecilla-Bermejo-Berizzo, posición desde la que vigilan la evolución de Oubiña. A ninguno se le escapa que Borja no aporta la continuidad deseada, y el nuevo medio debe tener calidad suficiente como para permitir rotaciones sin alterar el rendimiento del equipo. No es factible, de momento, contar con los del ‘B’, porque el filial está en una coyuntura delicada, perjudicando también a un sobresaliente Juvenil. Otra de las preocupaciones es el aumento salarial generalizado, un fenómeno que está complicando la negociación de los emolumentos del nuevo fichaje.

Sumando todos los factores, no es descabellado imaginar una inversión próxima a los cuatro millones, el tramo al que el Celta se ha aproximado intencionadamente. La demarcación bien lo merece, para que el once inicial no resulte un galimatías.

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS