Sergi Gómez: de profesión, corrector

Tras Joaquín Larrivey y Pablo Hernández, Sergi Gómez Solà (Arenys de Mar, 1992) se convirtió en el tercer refuerzo del Celta para su nuevo proyecto. Nacido un 28 de Marzo hace 22 años, el joven Sergi decidió emular a su paisano Cesc Fàbregas y con 14 primaveras ingresó a La Masía procedente del FPE Mataró; en las categorías inferiores conquistó la liga con todos sus equipos, desde el Cadete B al Juvenil A. En 2010, una lesión de su nuevamente compañero Fontàs le abrió las puertas del Barça B, dirigido en aquel entonces por Luís Enrique, y fue pieza clave en el ascenso del filial blaugrana a Segunda A; el potencial del joven arenyense no pasó desapercibido para Guardiola, quien lo convocó ese mismo verano para realizar la pretemporada con el primer equipo. Su paso definitivo al filial no se produjo hasta la temporada 2011/2012, con el Barça B dirigido por Eusebio Sacristán; bajo las órdenes del ex técnico celeste, Sergi disputó 72 partidos y anotó un gol en los tres años que ha estado en Segunda.

Este año ha sido clave en el Barcelona B. Tras un curso 2012/2013 lleno de altibajos, donde incluso llegó a perder la titularidad a manos de Planas (lateral con quien se reencontrará en Vigo), esta temporada se antojaba clave para el futuro de Sergi, sobre todo tras las bajas de David Lombán y Marc Muniesa. Pero esta vez Sergi sí respondió. El capitán del Barça B ha sido indiscutible para Eusebio y cierra el curso como uno de los jugadores más regulares y el jugador que más minutos ha disputado, con un total de 3228. Su buen rendimiento fue recompensado en forma de convocatorias con el primer equipo y la Sub-21.

Pese a tener contrato hasta 2015, los técnicos del Camp Nou decidieron no contar con el joven zaguero. Tras ocho años en Barcelona, Sergi aterrizaba en Vigo con la carta de libertad concedida por el club catalán. Así mismo, descartaron incluir cualquier tipo de opción de recompra en su contrato con el Celta.

Sergi rápidamente destaca por sus condiciones físicas: una estatura que ronda los 185 centímetros y un cuerpo muy atlético. Este físico privilegiado le permite ser un arma muy peligrosa en el juego aéreo, tanto en el juego ofensivo como en el defensivo. Sin embargo, y contrariamente a lo que su tamaño podría decirnos, Sergi es un central bastante rápido en carrera aunque con problemas de aceleración.

Este físico unido a sus conocimientos tácticos y capacidades técnicas hacen de Gómez un central muy completo. El joven central demostró una extraordinaria colocación y anticipación en sus años en Segunda y con la Sub-21. Debemos destacar también su valentía, pues no teme caer a banda para cortar envíos o ir al cruce, donde mide mejor según pasan los años. Su marcaje al hombre, sin embargo, es algo que debe mejorar, pues pierde a su par con más facilidad de la que debería.

Su habilidad con el balón no es algo que llame la atención a simple vista, pero como casi todos los centrales salidos de La Masía no desentona con el esférico en sus botas. No es un virtuoso de la pelota, pero sabe sacar el balón controlado para concectar con sus compañeros más adelantados y tiene un buen desplazamiento en largo. Con alma de líder, tal vez sea sus repentinas desconexiones en medio de un partido sean su mayor problema.

Sus características encajan a la perfección con las de un central de perfil corrector (rápido, fuerte por arriba, expeditivo,etc.), así que no sería raro verlo formar muchas veces junto a un central más estático como, por ejemplo, Andreu Fontàs. Lo único cierto es que, si nada se tuerce en su desarrollo, el Celta ha fichado en Sergi Gómez a un central para muchos años, con su plenitud futbolística aún por llegar.

Agradecimiento especial a Enrique Marín (@IceBeerc) por su ayuda para confeccionar este perfil.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS