Seriedad e inteligencia

Qué paz… ¿Lo oís? Correcto, nada. No se oye nada. Es la tranquilidad que nos brinda nuestro Celta como ofrenda después de cuatro temporadas con finales de infarto. La primera, cuando un joven Iago Aspas nos salvó casi de la desaparición por descender a 2ªB. La siguiente cuando nos subimos al carro del playoff de ascenso (una experiencia que no le deseo ni a mi peor enemigo). Luego, cuando vivimos en Balaídos aquel anodino cero a cero de las lágrimas, tras cinco años de penitencia en la división de plata. Y después, el eterno milagro del año pasado. Luis Enrique es ya, a día de hoy, el Dalai Lama de la historia reciente del Celta. Costó, pero al fin ha llegado una temporada con un desenlace plácido.

Cuando analizas fríamente la letra de nuestro himno, te das cuenta de que somos humildes de base. Quizá nunca aspiremos a ganar ningún trofeo (¿quién sabe?) pero en cierto modo eso me reconforta. Porque el día que lo consigamos… eso será la leche. Nunca me aburrirá ganar, como les ocurre a Barça u otros, puesto que “nuestro lema es noble juego, valentía y corazón”. El himno nos indica que no vamos a pelear por títulos, que simplemente vamos a “estar ahí”, demostrando lo que somos, sea lo que sea. No hablamos “de las glorias deportivas que campean por España” porque (todavía) no tenemos mucho que decir al respecto. Sin embargo, en ocasiones como la del Domingo de Resurrección, que para nosotros ya pasará a contar como “domingo de salvación”, dan ganas de modificar esa letra. Añadir al “afouteza e corazón” dos nuevos sustantivos que describan lo sucedido aquella mañana: seriedad e inteligencia.

Contra el Almería, el Celta supo mirarse en un espejo retrospectivo. Como Dorian Grey al descubrir su propia imagen ajada en un viejo retrato, nuestro equipo le dio la vuelta a la tortilla justamente un año después de vivir aquellas trágicas situaciones de los últimos encuentros. Ahora el Almería era aquel Celta que se complicaba la vida porque le apretaba la clasificación, y el Celta, era uno de esos conjuntos que vienen a tu estadio desde una posición tranquila y te asestan el golpe de gracia. La lectura del choque, tanto por parte de los jugadores como del técnico, fue enormemente inteligente. Y para plasmar esa inteligencia sobre el terreno de juego, no hay nada mejor que tener a los “elementos alfa” de la ecuación enchufados y, principalmente, serios. Serios en lo concerniente a que para nosotros también era un “todo o nada” en cierto modo, y cualidades como la templanza y la frialdad puntuaban doble en este partido.

...otro partido ganado en Andalucía. ¿Qué más podemos especular sobre el tema? Comentaba Lucho en la rueda de prensa posterior que “esto del fútbol es la rehostia”… y tanto. Así como quizá nunca luzcamos grandes trofeos en nuestras vitrinas, otros logros menores, como ser el primer equipo de la liga en haber ganado cinco encuentros en una comunidad autónoma, se van sumando para que el calificativo de “histórico” cada vez nos venga más pequeño. Un histórico de la Primera División (aka “Liga BBVA”) que el año que viene contará su participación número 49 en la máxima categoría del fútbol español. El equipo gallego que más veces ha peleado por un puesto en la élite. Personalmente, a mí me parece más que suficiente para sentirme orgulloso.

Pero muchos creen que aún no podemos cantar victoria con 40 puntos. En otro alarde de adecuación en el calendario por parte del señor Tebas, debemos recibir al Valladolid el lunes de la semana que viene. Una victoria en nuestro campo nos ratifica totalmente como equipo de Primera para la temporada que viene; un empate serviría, ya que el contrario está por debajo en la tabla, y una derrota… mejor no pensar en eso un lunes a las 22:00 de la noche. Después de aquel lejano 3-0 donde casi hicimos internacional a Javi Guerra en Pucela, más nos vale salir concentrados a nuestro querido Balaídos si queremos celebrar todos juntos la permanencia. O, a lo mejor, bastará con gozar nuevamente de esas cualidades que podremos agregar al himno del Celta: seriedad e inteligencia.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS