Análisis del rival: Athletic Bilbao

El Athletic ha recuperado la alegría perdida la pasada campaña. Resultaba difícil creer en ello tras las marchas de Marcelo Bielsa y, pese a su falta de minutos la última temporada, de Fernando Llorente, dos de los referentes bilbaínos en el primer año del técnico chileno en la capital vasca. Pasaron de llegar a la final de la Europa League a la medianía de la mitad de tabla española. Ernesto Valverde, que casi cumplió con su objetivo de clasificar al Valencia a Champions League, fue el elegido por Josu Urrutia para dirigir el nuevo proyecto rojiblanco y volver a poner a los leones en boca de todos. Hasta ahora, el 'Txingurri' está cumpliendo con su objetivo y su Athletic continúa con paso firme su lucha para entrar en la Liga de Campeones 2014/15 y sigue con vida en Copa del Rey.

Las señas de identidad de este nuevo Athletic son su fortaleza en casa (aún no conocen la derrota en el Nuevo San Mamés y ya lo han visitado los dos grandes) y su fútbol vistoso y ofensivo. Los partidos de los leones nos suelen dejar siempre bastantes goles ya que, si bien los de Valverde son el quinto equipo más goleador (42 tantos), reciben bastantes goles, siendo 28 las veces que Gorka y Herrerín han sido batidos por el rival.

Precisamente es la retaguardia el punto débil de los vizaínos. Cuando las primeras líneas de presión son superadas, el panorama defensivo del Athletic es desolador y se acentúa si los vascos no consiguen acabar jugada y alguno de los laterales se han sumado al ataque. Cuando esto ocurre, quedan cinco jugadores, los cuatro defensas y un centrocampista que vuelve, para evitar que el balón llegue a zona de peligro. Si el Celta consigue superar esa presión, la velocidad e imaginación de jugadores como Orellana, Rafinha o Nolito puede acabar decantando el choque.

Uno de los aspectos más característicos del fútbol ofensivo de los vascos es la participación de sus delanteros en el juego colectivo. Las cifras goleadoras de Aritz Aduriz son más bajas de las que se podían esperar a estas alturas (seis tantos en Liga), pero esta falta de gol la han compensado los hombres de segunda línea. El máximo goleador del equipo es Ibai Gómez, con un tanto más que su compañero, pero entre él, Rico (5 goles), Susaeta (4), Herrera (2), Muniain (3) y De Marcos (4) suman más de la mitad de los goles conseguidos por el conjunto vasco. Los de Valverde juegan de forma muy compacta en ataque, facilitando las llegadas desde atrás de estos jugadores y permitiendo que podamos hablar de estas cifras goleadoras tan altas para los mediocentros rojiblancos.

Finalmente , el sistema de presión montado por Valverde es otro de los motivos por los que el Athletic vuelve a competir con los mejores de la Liga. Las primeras líneas de presión las forman seis jugadores: dos cubren la zona donde se encuentra el balón y uno cubre la posible salida a uno de los lados unos metros por detrás, de esa forma dificultan la creación a patir del toque en corto, cosa que puede hacer mucho daño a los celestes. A media distancia, dos hombres cubren los posibles desplazamientos en largos del rival y, finalmente, el último hombre se sitúa en el centro del campo para no dejar la defensa demasiado desprotegida en caso de que este entramado se vea superado.

Posible XI Athletic:

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS