Análisis del rival: C.A. Osasuna

Todos los años son la misma historia para Osasuna. Los rojillos entran una y otra vez en las quinielas de innumerables aficionados como uno de los candidatos principales al descenso, empiezan mal, van remontando y, al final, acaban salvando la categoría, por regla general, sin demasiados apuros. Este curso 2013-14 el cuento ha comenzado de la misma forma y, ahora que llegamos al ecuador de la temporada, el conjunto navarro ya ha comenzado a remontar el vuelo. Para ello hizo falta destituir a José Luís Mendilíbar, entrenador rojillo durante dos años, tras un mal arranque y designar a Javi Gracia como entrenador para cambiar la dinámica. Si bien Osasuna sigue siendo el mismo equipo duro, de espíritu guerrillero y con un juego habitualmente simple, pero la llegada del preparador pamplonés ha servido para darle un mayor protagonismo a la pelota.

Los rojillos siempre se muestran aguerridos, da igual el rival, pero han mostrado grandes agujeros defensivos a lo largo de esta temporada. El más grande de todos se ha visto cuando su línea defensiva tiene que dar marcha atrás y recuperar su posición, un buen ejemplo de ello es 

; los pases a la espalda de los defensas rojillos son un gran filón a explotar por los extremos y pasadores celestes. Cuando más cómodos se sienten los navarros es cuando defienden en 4-4-2 con dos líneas de dos muy juntas y los dos delanteros, si bien algo descolgados, ayudando en tareas defensivas; esta solución la usan en algunos tramos del partido y ante rivales muy superiores.

Uno de los hombres más peligrosos de los rojillos es Oriol Riera, viejo conocido celeste. El delantero catalán defendió durante dos temporadas la camiseta del Celta, anotando 22 goles con el filial y llegando a disputar cinco partidos con la primera plantilla; tras probar suerte en Córdoba, su explosión llegó vistiendo la camiseta del Alcorcón (73 partidos, 24 goles) y le ha servido para que un Primera División como Osasuna le haya dado una oportunidad. De momento no está defraudando a la parroquia navarra, pues ya suma 7 goles con la camiseta rojilla. Su porcentaje de acierto va a ser una gran amenaza para el conjunto de Luís Enrique, pues el 66% de sus tiros son a puerta.

Otra de las piezas importantes de los navarros es su portero. Acaparó todos los focos mediáticos hace un par de temporadas y, si bien parece que ya no goza del protagonismo de otros años, no hay que olvidarse de que Andrés Fernández estuvo en la agenda de varios grandes europeos para reforzar su portería. Ya fue importante en los últimos años y este año ya ha acumulado varias actuaciones de mérito, incluso en abultadas derrotas de los navarros. Así mismo, el portero rojillo se caracteriza por crecerse cuando el rival asedia su meta y siendo de esos porteros que necesitan muchos tiros a puerta para rendir a buen nivel. Por cierto, Andrés ya ha parado dos de los tres penaltis que le han tirado este año.

El rasgo más característico de Osasuna sigue siendo su juego en largo. ¿Que el equipo necesita un gol urgentemente? Balón arriba y a buscar la segunda jugada en las inmediaciones del área rival. Como no podía ser de otra forma, el balón navarro juega un papel importantísimo en el juego de los navarros esta temporada. En jugadas de ataque tres jugadores se desplazan desde el punto de penalti, dos a cada palo y uno que se mueve en función de hacia donde vaya dirigido el balón; además, un jugador entra desde atrás buscando que le caiga algún rechace y un cuarto hombre espera en la frontal del área grande.

Posible XI Osasuna:

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS