Análisis del rival: Real Valladolid C.F.

La última visita del Real Club Celta al Estadio José de Zorrilla fue uno de los momentos decisivos de la pasada temporada: estando en la penúltima jornada y contra un rival futbolísticamente superior a lo largo de la temporada, el Celta de Resino se llevaba tres puntos vitales que, a posteriori, servirían para conseguir la salvación. Lo cierto es que al Valladolid de Djukic no le hizo falta sufrir tanto como a los celestes para mantenerse en Primera y es que consiguieron la permanencia con varias fechas de antelación y practicando un fútbol exquisito durante grandes tramos de la pasada temporada, lo que le valió al técnico serbio para cambiar los campos de Castilla por la costa levantina. Llegó José Ignacio Martínez para tomar las riendas del proyecto blanquivioleta , avalado por sus buenísimos resultados en el Levante, y con él un buen número de fichajes para seguir creciendo en Primera. Sin embargo, los resultados están lejos de ser los deseados por los pucelanos y es que, además de llevar varias semanas coqueteando con el descenso, no conocen la victoria desde hace cinco jornadas.

Una de las claves del bajo rendimiento pucelano hasta la fecha está siendo el mal rendimiento de Patrick Ebert. El extremo alemán fue uno de sus hombres más destacados el pasado curso aún pasándose bastante tiempo lesionado y, pese a que sus números no fueron espectaculares (6 goles y 7 asistencias), siempre aparecía en los momentos importantes y el equipo era otro cuando estaba en el campo. Esta temporada le está costando mucho más encontrar su juego, aunque bien es cierto que los mejores momentos de los pucelanos han llegado con él en estado de gracia. Otros a los que JIM está echando mucho en falta son Víctor Pérez y, especialmente, Óscar, posiblemente el jugador más talentoso de la plantilla, que no se viste de corto desde mediados de Septiembre. Además, se han notado mucho las bajas de jugadores importantes para Djukic como Alberto Bueno, ahora en el Rayo Vallecano.

Una de las pocas buenas noticias de este nuevo Valladolid respecto al año pasado es la incorporación de Diego Mariño. El cancerbero, vigués de nacimiento, ha aportado mucha estabilidad respecto al año pasado y le ha quitado la titularidad desde el primer día a Jaime, muy criticado por su irregularidad y su capacidad para ser capaz de lo mejor y de lo peor en apenas un parpadeo. El portero gallego es bastante completo y, pese a su juventud, domina casi todos los registros necesarios de un buen guardameta. Junto a él, otra de las incorporaciones destacadas ha sido Fausto Rossi, también muy joven, pero fino y elegante con el esférico, las ideas claras y sin miedo a ir al suelo para recuperar la posesión.

A lo largo de estas quince jornadas JIM ha optado por dos sistemas tácticos: uno para cuando quiere imprimirle ritmo a los partidos y otro más de contención. En el primero hace formar al equipo en un 4-2-3-1 en el que es vital que los jugadores de banda (habitualmente Bergdich y Larsson) estén atinados para poder asistir a Javi Guerra, quien está viendo portería con facilidad gracias a su gran juego de espaldas; el sistema más conservador es formando en 4-3-3, donde se sitúan tres jugadores de mucho trabajo sin balón en el centro del campo e intentan poner las mayores trabas posibles al juego de posesión del rival. Así mismo, la complejidad del juego de los pucelanos ha bajado muchísimo respecto a la del año pasado y, si bien con Djukic eran un equipo muy elaborado, este curso han tomado la sencillez como sello de identidad.

Pese al ya citado gran momento de forma de Diego Mariño, el problema del Valladolid está siendo la parcela defensiva. Sin embargo, JIM ha decidido no cambiar la línea de cuatro atrás y, pese a los contínuos desajustes que sufren semana tras semana, ya es una constante ver formar juntos a Alcatraz, Rueda, Marc Valiente y Carlos Peña. Un punto a aprovechar por los celestes de cara al choque del lunes es la zona mixta empleada a la hora de defender jugadas a balón parado.

Posible XI Valladolid:

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS