Un golpe necesario y otro excesivo

El Celta recibió ayer dos golpes en uno en la visita del Barcelona a Balaídos. Por una parte, un marcador holgado en contra, resultado de un partido en el que, pese al resultado, el equipo de Luis Enrique dio un paso más en la consolidación de su propio estilo. El Celta apostó por un encuentro de tú a tú ante el conjunto catalán, conservando su idea de juego sin fijarse quien estaba en frente. El encuentro se convirtió así en un duelo de ida y vuelta continuo, donde decidió la mayor capacidad de definición del Barcelona en el intercambio de golpes.

El marcador final pudo parecer excesivo para lo ofrecido por ambos conjuntos durante muchos minutos del encuentro, pero lo realmente excesivo para el Celta, el castigo cruel que dejó el duelo, fue la lesión de Jon Aurtenetxe, quién será hoy sometido a pruebas para conocer el alcance exacto de su lesión, pero que al término del encuentro “no tenía buena pinta”, en palabras del propio Luis Enrique, y que apunta a una posible fisura en el peroné. A la espera de ver cuánto tiempo debe pasar el vasco fuera del equipo, la baja de Jon supone un gran revés para el cuadro celeste, ahora que Luis Enrique parecía haber encontrado un once tipo desde el que mejorar en ambas áreas y dar mayor consistencia al bloque tanto en ataque como en defensa.

El primero de los golpes, el marcador del encuentro, fue un castigo necesario para reforzar el estilo de juego propio, sin importar quién se ponga delante, para mantener la idea más allá de sus posibles consecuencias en partidos concretos. Una derrota menor, en pos de terminar de instaurar una idea que lleve, habitualmente, al equipo más allá. A no sentirse inferior, a ir siempre a por el rival. A ofrecer un encuentro de tú a tú, donde no todos son el Barcelona. Por ahí, llegarán muchas más victorias que resultados como el de ayer.

La segunda consecuencia, sin embargo, abre ahora una brecha en el avance celeste hacia esa conversión en bloque sólido. Si la baja del lateral vasco es de larga duración, sería encontrarse de nuevo uno de los problemas que más ha costado resolver, para solventarlo esta vez con menos opciones. 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS