Análisis del rival: FC Barcelona

Sin apenas tiempo para saborear la histórica goleada ante el Málaga, los hombres de Luís Enrique deben recibir mañana al vigente campeón en Balaídos. El Barcelona viene de doblegar al Real Madrid en el Clásico del fútbol español y lidera la liga en solitario en un arranque impecable del conjunto blaugrana: nueve triunfos de diez posibles, siete de ellos consecutivos, únicamente dejándose dos puntos en su visita a El Sadar. Gran parte de culpa tiene el nuevo técnico culé. Gerardo Martino, que ha sabido recuperar la intensidad, tanto en ataque como en defensa, que caracterizó al conjunto catalán durante la era Guardiola y que pareció perderse con la llegada del exjugador celeste Tito Vilanova al banquillo del Camp Nou. Las razones para esta "milagrosa" recuperación pueden ser varias: la recuperación de duros reveses en el tramo final de la pasada temporada (7-0 del Bayern, las derrotas contra el Real Madrid, la enfermedad de Vilanova, la negativa de Valdés a renovar su contrato...), la llegada de un nuevo entrenador y figuras mundiales como Neymar... pero lo cierto es que el Barcelona del 'Tata' vuelve a exhibir un fútbol fluído, rápido, vertical y, sobre todo, ambicioso.


Poco a poco, los profanos del fútbol argentino, vamos conociendo más a Martino. El esquema del conjunto catalán sigue sin variar significativamente el famoso 4-3-3 con falso nueve que tantos éxitos le trajo a Guardiola y el once tipo culé casi lo podemos recitar de memoria: Valdés, Alves, Piqué, Mascherano, Alba, Busquets, Xavi, Iniesta, Alexis, Neymar y Leo Messi, con jugadores como Cesc Fàbregas o Pedro que alternan banquillo y titularidad. Con todo, el 'Tata' tiene varios quebraderos de cabeza ya que ni Piqué ni Mascherano están siendo especialmente seguros en este inicio de campaña (Marc Bartra ha nivelado el asunto) y Xavi Hernández, cada vez más lastrado por la edad y las lesiones, sufre cuando debe replegarse y Fàbregas poco a poco le está comiendo la tostada por méritos propios. Pero no todo son problemas para el técnico argentino ya que precisamente Fàbregas pega mucho con el nuevo estilo de juego catalán, mucho más vertical, y cuenta con un Víctor Valdés a un nivel estelar, demostrando por qué muchos lo consideran el mejor portero de la larga historia culé. Además, todo es mucho más sencillo si en tu equipo cuentas con un jugador al que poco le importan los esquemas, los récords y las defensas rivales como es Leo Messi y  con 

">otro brasileño que no se le queda muy atrás.

Como ya dijimos, la característica más salientable del Barcelona de Martino es la verticalidad respecto a los conjuntos de Guardiola y Vilanova. En el esquema del rosarino tiene vital importancia la rapidez de combinación en el carril interior para que el rival pierda la posición y ahí es donde podemos apreciar la importancia de Fàbregas para el argentino. Cesc, que normalmente juega como interior izquierdo, es un jugador que acostumbra a tirar desmarques de fuera hacia adentro contínuamente y, con los pasadores con los que cuentan los culés, el resultado suele ser positivo para los blaugranas; no hay mejor forma de ver esta característica que en el primer gol de la temporada, 

">de Alexis, que inicia la goleada contra el Levante: combinación por dentro rápida, desmarque interior de Cesc y Alexis remata a placer; es destacable también la tendencia de los laterales a aparecer por el carril interior, siendo los extremos, normalmente Alexis y Neymar, los que ofrecen amplitud al equipo.

">segundo gol al Levante, que se produce por otro desmarque suyo: desmarque de Cesc que ve Busquets, el catalán se la deja a Messi y tras una pared con Pedro finaliza la jugada. La goleada contra el Levante es un partido excelente para analizar a este Barcelona, ya que nos permite analizar con detenimiento el juego azulgrana contra equipos que, como el Celta, juegan con una defensa algo adelantada (aunque no tanto como el Levante aquel día). 

Otro gran éxito del técnico rosarino, que ha sido recuperar la asfixiante presión que tantos triunfos dio al Barcelona de Guardiola. En la jugada del 3-0, 

" style="line-height: 1.6em;">gol de Dani Alves, se puede apreciar como cada hombre del Barcelona se sitúa entre dos jugadores del Levante, facilitando así la rápida llegada de uno a presionar y la de un segundo jugador a ayudar y recuperar el sitio del que se mueve; la presión la inicia siempre Leo Messi, el jugador más adelantado de los culés, y es clave que sus compañeros le sigan para que surta efecto, además de que estén rápidos para finalizar la jugada cuando recupere el balón.

 

En este gol, Messi la recupera casi en el córner, combina con Alves y, una vez más, es Cesc el que rompe la defensa levantina con un desmarque interior, pero esta vez no acierta con el pase y el rechace le llega al lateral brasileño, que sólo tiene que empujarla.

 

Posible XI FC Barcelona:

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS