Análisis del rival: Athletic Club de Bilbao

El Athletic Club de Bilbao ha empezado la temporada como un tiro. Tras un curso 2012/2013 deportivamente decepcionante e inmerso en la polémica del caso Llorente y las disputas entre Marcelo Bielsa y Josu Urrutia, el club bilbaíno decidió prescindir del 'Loco', que acababa contrato, y eligió a un viejo conocido de la afición vizcaína para llevar la nave rojiblanca: Ernesto Valverde. El 'Txingurri' afronta con ilusión esta segunda etapa en el conjunto vasco y su objetivo debería ser el de afianzarse rápidamente en la zona alta de la clasificación, pues tienen recursos de sobra para ello. El próximo rival de los "leones" también ha empezado con buen pie la temporada, pero el año pasado el choque ya

en el viejo San Mamés. Viejo San Mamés, pues este lunes el Celta será el primer equipo en pisar la nueva Catedral del fútbol en partido oficial como ya hiciera con su precursor.

La posesión, al igual que con su predecesor, es el arma en torno a la que gira el fútbol del Athletic de Bilbao. Valverde quiere que su equipo tenga el balón el máximo tiempo posible y que le saque el máximo rendimiento a ese dominio del esférico. El conjunto vasco cuenta con jugadores de mucha calidad en el centro del campo y sigue siendo capaz de mantener el contról de la pelota durante largos perídos de tiempo, siempre en zonas de peligro. El ejemplo perfecto es el partido contra el Osasuna, pues se puede ver en esta gráfica cómo los de Valverde realizaron la mayor parte de sus acciones en la zona central del campo para luego dirigir el juego a zonas más adelantadas y asediar la portería rojilla. Esta consigna se repitió en la jornada inaugural frente al Real Valladolid: el juego pasa por la zona central hasta llegar a posiciones más adelantadas, con especial importancia de la banda derecha.

Tanta posesión de balón suele acabar con un gran número de ocasiones en las inmediaciones del área rival que a su vez suele traer un buen número de goles, especialmente si cuentas con jugadores capaces de romper hasta la más intrincada línea defensiva. Un buen ejemplo es el

: en una jugada rápida, Ander cede de tacón a Beñat (por cierto, sobresaliente)que, aprovechando el despiste defensivo del Valladolid, se la da rápidamente a Susaeta para que remate a placer. El talentoso futbolista vasco es capaz de ver un pase a Susaeta, totalmente libre de marca, entre tres defensores blanquivioletas, que cometen el fatal error de dejar a un futbolista completamente solo en el área. 

Otro arma de las que más resultados le dan a los athleticzales son las subidas de sus laterales, cosa que se puede apreciar en

para realizar rápidas jugadas de ataque; la caída a banda de Aduriz permite la incorporación de De Marcos por el carril central y al ser éste un futbolista con gran velocidad, un pase a la espalda del defensor navarro basta para que el delantero rojiblanco se plante completamente solo ante Andrés.

En el aspecto defensivo, el Athletic ha dado un cambio de 180 grados respecto al año pasado. La marca al hombre que tan malos resultados le dio a Marcelo Bielsa en su segundo año en Bilbao ha sido reemplazada por la defensa zonal que ha impuesto Ernesto Valverde: cada jugador tiene una zona que cubrir y cada uno sabe cuál debe ser su movimiento dependiendo de la acción del rival. Finalmente, la línea de mediocentros vasca se sitúa muy cerca de la zaga para cubrir espacios interiores.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS