Análisis del rival: Granada CF

Después de dos años en Primera con más sombras que luces, por fin parece que el Granada cuenta con un bloque sólido para lograr la permanencia en la máxima categoría. La pasada temporada no fue fácil para el Granada, que se pasó todo el año coqueteando con los puestos de descenso. Los malos resultados cosechados por Juan Antonio Anquela (20 puntos en 21 partidos) le valieron su destitución en los últimos días del mercado invernal; el encargado de reflotar el buque granadino fue un hijo de la ciudad de la Alhambra, Lucas Alcaraz, que contó con un buen número de refuerzos entre los que estaba Nolito, ahora en la disciplina celeste. Pese a terminar alcanzando el objetivo, los resultados no fueron los esperados y el conjunto rojiblanco vivió en la incertidumbre hasta la penúltima jornada, fecha en la que sellaron la permanencia.

Pero mucho ha cambiado allá en tierras andaluzas, pues este equipo es muy diferente al que meses atrás cayó derrotado en Balaídos

. El Granada ha empezado la temporada venciendo de forma convincente a un rival directo por la permanencia como Osasuna y complicándole las cosas al Real Madrid de Ancelotti, pero sin recompensa final. Uno de los mayores problemas de los granadinos la pasada campaña era la falta de gol (sólo en diez ocasiones superaron o alcanzaron los dos goles en un partido) pero las llegadas de Riki y Piti, así como el estado de forma que está demostrando El-Arabi (cinco goles en pretemporada), parecen augurar un buen curso goleador para los de Alcaraz. Otra buena noticia para el Granada es la vuelta de Fran Rico, el jugador llamado a ofrecerles ese plus de fantasía a la actual pareja de mediocentros Yebda - Iturra.

Este Granada es un conjunto que cuenta con una gran transición ofensiva, lo que le permite hacer contras muy peligrosas para la defensa rival. El arma favorita de los rojiblancos son las bandas, donde destaca la proyección y capacidad para pisar línea de fondo de sus laterales: Nyom y Brayan Angulo, que sustituirá a un Siqueira cada vez más lejos de Los Cármenes. Los rojiblancos se aprovechan de su velocidad y capacidad de desequilibrio para volcar buena parte de sus jugadas por las bandas para luego acabarlas por el centro bien con una internada, bien con un pase horizontal que termine en un disparo a puerta;

. La tendencia de Brahimi a ocupar zonas más centrales hace que el carril derecho del Granada quede muy despoblado, lo que facilita la llegada de un Nyom consciente del desmarque de El-Arabi , que remata a placer ya que Piti arrastra su central y deja todo el espacio libre al jugador que entra. En esta imagen queda explicado el movimiento ofensivo del Granada.

En defensa, el conjunto nazarí forma en un 4-4-1-1 con uno de los dos delanteros descolgados en el centro del campo. Las dos líneas de cuatro hombres son muy móvil, llegando incluso a incrustarse un mediocentro entre la pareja de central, y se juntan mucho para cerrar espacios, con los extremos ayudando a los laterales y el otro punta bajando a ayudar a sus compañeros; este esquema busca fortalecer su defensa y permite lanzar contraataques con sus jugadores más rápidos aprovechando los espacios que deja el rival. Así mismo, contra equipos que, como el Celta, tratan de salir con el balón jugado desde la defensa, se ven sometidos a una fuertísima presión por parte de los hombres más adelantados de los granadinos.

Posible XI del Granada:

Roberto - Nyom, Mainz, Diakhaté, Angulo - Iturra, Yebda - Brahimi, Piti, Dani Benítez - Riki

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS