Uno a Uno: Celta 2 - Girona 1

Óscar Vázquez

Escribá: 7. Meritazo del técnico valenciano. Conoce a los rivales y sabe leer los partidos con esa templanza que tanto le caracteriza. Quizá contra el Girona se demoró con los cambios en demasía, pero sin duda sabe a lo que juega. Hoy, una vez más, elaboró un planteamiento ofensivo que maximiza el potencial del conjunto.


Rubén: 7. El mosense sigue ofreciendo seguridad y confianza bajo palos. Su sangre fría transmite una tranquilidad que agradece la afición viguesa.

Mallo: 5. Partido con dos caras del capitán. Bastante bien en defensa, aunque tomando decisiones fruto de la ansiedad que no le son habituales. En ataque, muy flojo.

Araújo: 6. El mejicano prosigue dando alegrías a la parroquia viguesa. Atento al corte, contundente y sin errores defensivos. Lo mínimo que se le pide a un central.

Cabral: 7. El central argentino es un caso digno de estudio. Quizá no es el mejor central que tengamos, ni rápido, ni seguro, ni contundente… pero el carácter que imprime a sus compañeros y su valor de conjunto es innegable.

Olaza: 7. Continúa siendo el lateral izquierdo el sorpresón de este final de temporada. Muchos seguimos sin explicarnos cómo pudo pasarse tanto tiempo en la grada. Ataca y defiende a las mil maravillas.

Okay: 8. Espléndido el encuentro rubricado por el pivote turco. En la posición de pivote defensivo clásico se incrustó entre los centrales y dio salida al balón hasta los tres cuartos. Solidario y sin apenas errores, incluso desbordó hasta el límite. El mejor hoy.

Lobotka: 5. Desubicado. Quiso encarar más que defender, y eso lo pagó el equipo. Se le vio desbordado físicamente en muchos momentos del encuentro.

Boudebuz: 6. Bastante bien el argelino. Se asoció con sus compañeros con mucho peligro y rondó el gol. En esta línea, hace peligrar el puesto de titular de Brais.

Boufal: 8. El extremo marroquí está de dulce. Ahora ya es capaz de tomar una última decisión como dios manda, cosa que la parroquia celeste pedía a gritos. Su gol, signo del estado general.

Iago: 7. Aunque no brilló el astro de Moaña, su presencia siempre será incuestionable. Marca sin apenas despeinarse el gol que abre la lata, y es una auténtica pesadilla para las defensas rivales.

Maxi: 6. Hoy tenía un mal día el charrúa. Goles de cabeza que siempre mete se topaban con el portero del Girona, o se iban rozando el palo. Se le perdona, gracias a su portentoso físico y sus ganas.


Hjulsager: 5. Demasiado individualista y poco participativo, al menos cumplió su rol en mayor o menor medida los minutos que estuvo sobre el césped.

Jozabed: 6. Entró con un único cometido: pelear y sostener la pelota, y vaya si lo logró el sevillano. Así, sí.

Costas: -. Cinco minutos tuvo el canterano para reencontrarse tras su ostracismo. Poco más que añadir.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS