Uno a uno: Valladolid 2-1 Celta

Cardoso: 1. Podemos hablar de sus decisiones crípticas, de su inhabilidad para cambiar el curso del encuentro desde el banquillo o de su insistencia en ideas que claramente no funcionan. Podemos hablar mucho, pero mejor dejar hablar a los datos: tres remontadas consecutivas, cinco derrotas seguidas y seis partidos sin conocer la victoria. Se puede ver el cuadro desde el prisma que uno quiera, pero hoy el Celta ha puesto un primer clavo en el ataúd y, si nos atenemos a lo visto, no parece que el portugués pueda darle vuelta a esta situación.

Rubén: 5. Intervenciones de mucho mérito que no sirven para nada. Otra vez. Sin el guardameta mosense la derrota habría sido mucho más abultada, pero sería injusto achacarle algo al canteran, no sólo en este partido, sino durate las últimas semanas. De los pocos que han dado la talla.

Mallo: 4. Irreconocible y ya son demasiadas jornadas. El Valladolid generó gran peligro desde su banda y tuvo errores continuos con el balón. Quizás es hora de darle la alternativa a otro compañero.

Araujo: 4. No tuvo un mal encuentro y demuestra que con una pareja que complemente sus virtudes es un central de nivel. Desbordado ante la inoperancia de otros compañeros.

Hoedt: 4. Es raro escribir que fue un buen debut pese a la —difícilmente entendible— expulsión, pero así fue. Buena carta de presentación del neerlandés: expeditivo, con buen pie y seguro por arriba.

Juncà: 3. Keko Gontán tuvo un filón por su banda. Constantemente fuera de sitio, constantemente superado en el uno contra uno. El Celta se equivocó en su fichaje y hay que encontrar un remedio, pues la alternativa tampoco genera seguridad alguna.

Lobotka: 4. Creo que poca gente duda de las capacidades del pivote eslovaco para jugar en el siguiente nivel, pero sus últimas semanas son infames. No han ayudado las circunstancias, pero su inoperancia sin balón es exasperante. No manda como antes.

Jozabed: 3. Constantemente perjudicado por una demarcación en la que únicamente lo ve Cardoso. No sólo se desaprovechan las virtudes del andaluz, sino que se desprotege una medular ya de por sí blanda y se mata físicamente al futbolista donde más se ven sus limitaciones.

Sisto: 4. Por primera vez en meses pareció que había vida dentro del danés. Buen gol y buenos minutos iniciales, donde se le vio más acertado y participativo en el juego coral. Se desinfló con el paso de los minutos y volvió a ser el que nos tenía acostumbrados. Ojalá sea un punto de inflexión.

Boufal: 4. Cuantos menos toques da, mejor juega. Pena que eso sea tan raro como verle acertar en el tercio final del terreno de juego.

Brais: 4. Inoperante. Creo que nadie duda del compromiso y sentimiento del canterano, pero no es excusa para justificar un rendimiento que en condiciones normales deberían condenarlo al banquillo.

Maxi: 5. El día de la marmota: luchar para nada. Apenas tiene oportunidades de sacar a relucir sus virtudes porque tiene que ir a luchar guerras que no le corresponden.

Beltrán: 4. Se entiende poco su ausencia en el once inicial, pero todavía menos que entre siempre cuando el equipo ha perdido por completo la manija del encuentro.

Hjulsager: 4. Aparece cuando la guerra ya está perdida y sin oportunidad de demostrar nada más que su solidaridad en el esfuerzo.

Apeh: -. Una lástima que no se lleve un buen recuerdo de su debut en Primera División.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS