Uno a Uno: Villarreal 4 - Celta 1

Unzué: 2. Decepción tras decepción. El técnico navarro, contra el Villarreal, firmó su trabajo de fin de máster en lo concerniente a dar la cara cuando precisamente hay que darla. Sin carácter, sin ambición… y ya casi sin Europa. La mediocridad como bandera.


Sergio: 5. Encajó cuatro goles y por ellos resulta más difícil valorarlo. Máxime, cuando ayudó bastante a que no fueran seis o siete...

Mallo: 4. No fue su día. El capitán pierde terriblemente la marca en el primer gol, y además le faltaron arrojo y pundonor los 60 minutos que estuvo sobre el césped.

Cabral: 5. Luchó e hizo lo que pudo, dentro de sus capacidades. Sin embargo, fue sobrepasado por la más que eficaz delantera amarilla.

Sergi Gómez: 4. Hoy se le vio especialmente incómodo. Quizá tenga que ver con el contexto, o con jugar en una línea tan adelantada. Bacca se lo comió.

Jonny: 6. De los mejores, por trabajo y exigencia física. Y sin embargo, todavía está a años luz de su mejor versión.

Lobotka: 6. Discreto, comparado con su rendimiento general a lo largo de la temporada. No obstante, se dejó el físico por la causa (perdida).

Wass: 6. También lo intentó con corazón el danés, aunque menos con cabeza. Sigue sin atravesar su mejor momento.

Jozabed: 5. Aprueba raspado por su buena gestión del juego. Sin embargo, sus apariciones tan intermitentes y su falta de contundencia lo lastraron.

Brais: 4. Sin ninguna duda, eligió el día para mostrar su peor cara. El escenario le puso nervioso, y el canterano no dio la talla.

Sisto: 6. El mejor del conjunto celeste contra e ‘Submarino amarillo’, y su nota no pasa de un “bien”. Dice mucho de lo que se vio en tierras castellonenses. Volvió a encontrar una buena versión de sí mismo.

Maxi: 5. Bastante desaparecido en líneas generales. Pero tampoco erró calamitosamente ni puso en riesgo el juego colectivo.


Boyé: 3. Salió sustituyendo a Brais y restó en ataque. Poco más que añadir.

Tucu: 5. Hizo lo suficiente como para cimentar una medular demasiado rota ya. Incomprensible su suplencia en un partido como el de hoy.

Emre Mor: 1. Sin actitud, ni ganas, y ya ni siquiera con buen juego. El turco está, definitivamente, de vacaciones por Vigo.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS