Uno a Uno: Girona 1 - Celta 0

Eddy Kelele

Unzué: 3. Mal. Mal el planteamiento, mal el desarrollo, intrascendentes sus cambios y malo el desenlace. Un nuevo partido similar al de Mendizorroza (no tan nefasto como el de Getafe), pero sigue abonado el Celta de Unzué a la terrible irregularidad… que supone otro mazazo más en las aspiraciones europeas del equipo.


Rubén: 4. Puede hacer más en el gol de la victoria rival. El resto del encuentro, se mostró inseguro y (incomprensiblemente) falto de confianza.

Mallo: 6. El capitán es el capitán. Nunca nos falla, aunque el resto de sus compañeros estén en Babia… Subió y bajó, peleó y se entregó en cuerpo y alma, como siempre.

Sergi: 4. En la línea del equipo, desconectado y titubeante el central catalán.

Roncaglia: 5. Se salva quizá no tanto por su labor como zaguero, sino por su desempeño como líbero y por su entrega hasta el último minuto, sumándose al ataque con cierto peligro incluso.

Jonny: 4. Desaparecido en combate. Apenas ganó un enfrentamiento con el fantástico ‘Portu’, y casi en ningúna fase del encuentro estuvo a la altura.

Lobotka: 4. El eslovaco firmó una de sus peores actuaciones con la elástica celeste. Tomando malas decisiones y sin ser ese pivote que vertebra al equipo.

Wass: 4. Inexplicable rendimiento del danés. Con la cabeza en otro lado, fallando pases evidentes y sin generar apenas nada en ataque.

Jozabed: 5. En la línea que todos recordábamos. Sigue siendo ese centrocampista mediocre que, a la postre, nos vendría como anillo al dedo si nuestras aspiraciones fueran otras. No obstante, en esta ocasión no fue de los peores…

Emre Mor: 6. El mejor probablemente contra el Girona (sin ser espectacular). Generó peligro en casi todo momento e incluso ayudó bastante en defensa.

Maxi: 4. Como suele ser habitual, actuó en la sombra. Aunque en otras (muchas ocasiones), marca y maquilla su partido, además de salvarnos los muebles. Esta vez, no fue así.

Aspas: 5. El de Moaña rubricó uno de esos partidos que hacía a principios de temporada, cuando todavía no se había ‘enchufado’. Esperemos que su desconexión sea excepcional, pero aún así, sigue haciendo funcionar a sus compañeros de ataque.


Boyé: 3. Le faltan muchas cosas al ariete argentino. Muchas. En primer lugar: presionar como necesitamos que presione. Tiene por delante trabajo y trabajo que hacer.

Radoja: 5. Dio algo de cohesión a la medular en el último cuarto del partido, pero no fructificó.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS