El primer trimestre de Unzué

Juan Carlos Unzué cumple cinco meses a cargo de la primera plantilla del Celta de Vigo y casi tres desde el inicio del curso 2017/18. El preparador navarro llegó a Galicia con la difícil tarea de sustituir a Eduardo Berizzo y mantener el nivel conseguido por el ahora técnico del Sevilla FC. Aprovechando el parón de selecciones de noviembre, y viendo la disparidad de opiniones que provoca la figura del entrenador pamplonés, en NoticiasCelta hemos decidido analizar el papel de Unzué en el Celta en base a tres categorías.

 

  • RESULTADOS

Cuatro victorias, dos empates y cinco derrotas son el bagaje del Celta en las once primeras jornadas de campeonato, donde no ha conseguido enlazar dos partidos ganados de forma consecutiva. Los 14 puntos cosechados han servido para situarse en el undécimo lugar de la tabla y a cinco puntos de la sexta plaza que actualmente ocupa el Sevilla.

La irregularidad es lo que ha marcado el inicio de curso de los de Unzué que, si bien no están demasiado lejos del teórico objetivo, podrían llevar algún punto más en su casillero. Es imposible no mencionar la derrota in extremis contra la Real Sociedad o los empates contra Getafe y Girona si hablamos de puntos perdidos; tres partidos que el Celta jugó mejor o dominó y que debería contar por victorias.

Con todo, es cierto que este tramo del calendario ha sido bastante amable para un Celta que tendrá que medirse a Sevilla, Leganés, Barcelona, Valencia, Villarreal, Deportivo, Real Madrid y Levante para cerrar la primera vuelta. Ante semejante tramo final, puede que nos acabemos acordando de algún partido que el Celta dejó escapar.

 

  • ADAPTACIÓN AL ESTILO

La contratación de Unzué se corresponde con la idea continuista de la directiva respecto al legado dejado por Eduardo Berizzo. Conocedor de las virtudes del modelo del argentino, el preparador navarro ha modificado detalles del Celta precedente como la presión en campo contrario o el sistema defensivo y ha añadido detalles de su propia cosecha como un mejor juego a balón parado en ataque.

Unzué ha logrado domar a ese caballo desbocado que era el Celta de Berizzo, vertical y arrollador, y lo ha convertido en un equipo mucho más cerebral, pragmático y que transmite más solidez. Al buen desempeño en el juego de posesión hay que sumarle otros recursos que el Celta está consiguiendo explotar como el contragolpe, el desborde individual o las jugadas de estrategia anteriormente mencionadas.

Quizás el mayor logro del navarro desde que tomó las riendas del equipo ha sido el de convertir al Celta en un conjunto que se adapta al rival. Si con Berizzo el Celta maximizaba sus virtudes hasta condicionar a su contrincante, ahora es capaz de modificar su juego en función del oponente que tiene en frente. Un buen ejemplo de esto último lo podemos encontrar en el recibimiento al Atlético de Madrid, pese al resultado negativo.

Si bien los méritos de Unzué son muchos, hay ciertos males que no ha logrado erradicar. La fragilidad del eje central de la zaga o la escasez de efectivos atrás han supuesto más de un disgusto en estas primeras semanas del curso. Pese a ello, es imposible negar que Unzué ha conseguido implantar su estilo y su personalidad en este Celta.

 

  • GESTIÓN DE LA PLANTILLA

Quizás el aspecto en el que Juan Carlos Unzué presenta mayor diferencia respecto a Eduardo Berizzo. Si bien el argentino era partidario de usar un grupo reducido de jugadores en la rotación habitual, el navarro es todo lo contrario. Al mayor número de alternativas en el centro del campo y delantera se suma también el mayor uso que Unzué está dando a jugadores como Hjulsager, que apenas contó para Berizzo, o Brais Méndez, que ha aparecido varias veces sobre el césped desde la llegada del pamplonés.

Así mismo, Unzué ha sabido adaptarse al momento individual de sus jugadores. Prueba de ello es la irrupción de Maxi o Lobotka en el once inicial o el caso del ‘Tucu’ Hernández: el chileno comenzó la temporada por detrás de Jozabed, disputando muy pocos minutos y en las últimas semanas ha sido capaz de revertir la situación y convencer al técnico para recuperar su condición de titular.

Quizás el mayor punto negro de la gestión de plantilla de Unzué desde su llegada es el poco minutaje que acumula Emre Mor, si bien es cierto que las lesiones se han entrometido en el proceso de adaptación del turco. También asoman nubes negras tras las quejas de John Guidetti por el escaso tiempo de juego del que está disfrutando el delantero sueco.

 

  • CONCLUSIÓN:

Tras un inicio dubitativo, las últimas actuaciones animan a ser optimistas con el proyecto de Unzué. Como dijimos antes, la irregularidad en los resultados ha marcado los primeros meses de Unzué a cargo del Celta, pero es imposible negar que ha habido una gran evolución en lo que al juego se refiere. Con el paso de las jornadas vemos a un Celta más acoplado, más hecho y con automatismos más interiorizados, además de haber recuperado las mejores versiones de futbolistas clave como Daniel Wass, Pablo Hernández o Iago Aspas. El final de la primera vuelta es duro, pero Unzué ha conseguido hacer que el Celta meta una marcha más en el momento necesario.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS