Seis factores decidirán el Celta - Athletic

Llega lo más duro del calendario para el Celta. Este domingo (16.15 horas), los vigueses reciben al Athletic Club, un rival directo que siempre presenta especial dificultad. En esta ocasión, ambos conjuntos viven empatados a puntos en una situación de cierto apuro, aunque los bilbaínos han visto reforzada la moral con la trabajada victoria conseguida este jueves ante el Ostersunds, en Europa League. Como contraparte, el anfitrión perdió con estrépito en Málaga, mas ha disfrutado de una semana para preparar la cita.

En comparación, los muchachos de Ziganda han mostrado menos regularidad que los homólogos a las órdenes de Unzué. El Athletic apenas ha podido contar una victoria en casi dos meses, o lo que es lo mismo, cuatro puntos en siete jornadas. Les ha penalizado la falta de puntería, ya que acumulan diez goles a favor en el torneo regular, por doce encajados. Mientras, el Celta ha seguido una progresión discreta –cortada de forma abrupta en la Costa del Sol–, siendo capaz de marcar a todos los equipos salvo al Atlético, con un balance de dieciocho dianas favorables y dieciséis tantos en contra.

De hecho, el compromiso en Málaga mostró una falta grave, aunque puntual, de intensidad. El episodio obligó a una profunda reflexión en el vestuario y el técnico navarro promete un cambio sustancial ante el Athletic, quizá con alguna alteración en la alineación. La derrota, además, sirvió para certificar que el Celta es menos efectivo bajo presión, un factor que sobresale como local: en Balaídos, los celestes necesitan el triple de disparos para marcar con respecto a los registros como visitante.

Las esporádicas deficiencias en la concentración y algo de mala fortuna han ocultado algunas estadísticas positivas, pues el colectivo dirigido por Unzué cada vez concede menos ocasiones al tiempo que mantiene cuotas más altas de posesión. Es menos frecuente hablar de la portería, donde Rubén parece que se impone a Sergio e Iván, y de la pareja de centrales, donde parece claro que Cabral y Sergi ofrecen contundencia y  la necesaria fiabilidad en el juego aéreo.

En parte, esta mejoría se debe al extensivo repaso de la estrategia que impone el actual preparador del Celta, con réditos defensivos y ofensivos. En ese sentido, se presupone que el Athletic generará incomodidad en la escuadra viguesa, aunque en este curso los de Ziganda sólo han marcado un gol con el recurso del balón parado. En la faceta en la que sí han mostrado cierta efectividad los vascos es en la de los centros laterales, de la que han cosechado cuatro tantos.

En cualquier caso, el Celta necesita recuperar la esencia colectiva a partir de la mejoría individual. Pablo Hernández fue una isla en Málaga, plaza en la que Mallo, Lobotka o Sisto no alcanzaron las prestaciones esperables. Y deberá hacerlo sin el concurso de Emre Mor, que descansará por precaución, y sin Roncaglia, que podría regresar la semana próxima; puede que sea la oportunidad que aguarda Hjulsager. Peor perspectiva guarda el Athletic, que habrá de mantener la columna vertebral de esta temporada sin Beñat, Yeray, Saborit, De Marcos ni Muniain.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS