7 claves de la derrota ante la Real Sociedad

La primera prueba seria del proyecto Unzué se zanjó con varios claros, ya atisbados en pretemporada, y con no menos oscuros. Fue un Celta atrevido en la propuesta –denominador común de los últimos proyectos- y con los pecados habituales. 7 claves para resumir lo que fue el debut ante la Real Sociedad.

1.- Puesta en escena notable. Apenas 7 semanas de trabajo han concluido en unos trazos que comienzan a hacer de este Celta un equipo bastante reconocible. Aireado en la construcción, con cierto colmillo y con acierto en la presión tras pérdida.

2.- Jozabed, jefe de máquinas. El jienense, en la primera parte especialmente, se apoyó en Wass y Aspas para desenredar el sistema defensivo planteado por Eusebio. Durante el tiempo que le aguantó el físico, jerarquizó y dio sentido a buena parte de las ofensivas celestes.

3.- Iago y el ‘10’. El moañés, hiperactivo, ejerció de banda, de mediapunta y de delantero. Un batiburrillo adaptado al dinamismo del futbolista. Pero es evidente, tal y como se comprobó la temporada pasada, pierde en banda y gana cuando se acerca a la mediapunta, dotando al equipo de esa pieza desequilibrante que sigue sin llegar. Cubre las deficiencias del equipo en determinadas posiciones pero con un peaje: restando presencia en el área, lugar en el que es un jugador intratable.

4.- El nivel de Mallo. No debería ser noticia porque es ya un habitual. La regularidad del de Marín difícilmente tenga parangón en el fútbol actual. Sobriedad defensiva, presencia ofensiva y titán físico. Un imprescindible que reclama, desde hace un tiempo, un hueco en la Selección. Fantástica noticia saber que vuelve tal y como se despidió en mayo: como una moto.

5.- ¿Nuevo killer? Posiblemente a todos les sorprendió el nivel que ofreció Maxi Gómez en su estreno en partido oficial. Un doblete de capo de área. Colocación, inteligencia en el área y no falto de calidad en el remate: en sus dos goles hay mucho de estos tres ingredientes. Un perfil cada vez menos común y que podría ayudar a liberar al equipo de la ‘Aspas-dependencia’, aunque falta por ver si, con el paso de los partidos, encaja definitivamente en el esquema de Juan Carlos Unzué. El uruguayo vivió su primer partido con un sobresaliente acierto rematador pero quizá algo desconectado del juego del equipo. ¿Será algo pasajero, achacable a la adaptación, o un factor más de su juego?

6.- El dilema de la portería. Fue Sergio el elegido tras su notable nivel la temporada pasada y su buena pretemporada. Sin embargo, un flagrante error del de Catoira, que nunca fue especialmente ducho con los pies, propició el 1-1. Un peaje más del estilo de juego que plantea Unzué y de un nivel en la portería que sigue sin aumentarse. Es éste último punto una auténtica incógnita, porque pocos dudan que el Celta puede acceder a jugadores de mayor nivel en esa posición tan crítica. La defensa del producto canterano, que debería ser obligatoria siempre, se convierte en este caso en la perfecta excusa para la entidad, lo que lleva irremediablemente a limitar la mejora de la plantilla.

7.- Competencia para Jonny. No ha empezado el de Matamá de la mejor manera posible el campeonato. Siendo indiscutible en su puesto, sabe Jonny que va a jugar siempre, rinda más o menos. Lleva el canterano mucho tiempo sin una oposición de nivel que le obligue a elevar su nivel al máximo partido tras partido para poder seguir optando al once. Y esa situación no va a cambiar. El club ha decidido no fichar lateral izquierdo, dejando a Unzué sin ningún lateral específico de la zona y sin recambio de garantías para un Jonny al que se le echa de menos algo más de regularidad a un alto nivel.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS