Con la ilusión por bandera

Se acabó el tiempo de las bromas. Se acabaron los simulacros y los experimentos. El Celta de Unzué arranca hoy una nueva etapa con algunas dudas pero bastantes certezas. Y eso, echando un ojo al panorama actual del fútbol español, no es cosa baladí. Al final, con las precauciones que la pretemporada requiere el celtismo puede tener motivos para el optimismo.

Tuvo que llegar el último choque veraniego ante la Roma para ver algo de luz en el nuevo Celta. Los amistosos previos, con escasa fluidez e ideas anuladas, dieron paso a la mejor versión celeste de la época estival. Por más que la Roma estuviera muy lejos del nivel que se espera de un subcampeón italiano, los celestes avasallaron a su rival en lo que fue un notable ensayo general. La piel de los celestes no variará demasiado respecto a esta última referencia, manteniendo el bloque y la columna vertebral casi intacta de la temporada pasada.

Casi más que el plano futbolístico, Unzué destacaba ayer, en la previa del choque, el estado anímico de los suyos. Recalcó que “en el aspecto anímico no es fácil llegar mejor”. Esa esa ilusión la que moverá hoy a los célticos en el estreno oficial ante su afición. Hoy ya cuenta todo: el juego, los puntos y los goles, porque no sería de extrañar que la Real Sociedad fuese rival directo de los celestes en sus objetivos cuando llegue mayo. No han querido profundizar en ello desde el vestuario olívico, pero la premisa no debería ser otra que recuperar plaza europea y dar, por qué no, una campanada en la competición copera.

Para semejantes objetivos, ambiciosos pero realizables, el esquema será muy reconocible para los asiduos. Sergio ha vuelto a ganar la batalla de la portería. Los laterales hace tiempo que tienen dueños sin discusión y Fontàs será el elegido para acompañar a Cabral, resaltando el de Banyoles por su exquisita salida de balón. Radoja y Wass serán el eje del centro del campo, repitiendo papeles similares a los que ya les dio Berizzo. Contarán a su lado esta vez con Jozabed que, con un notable rendimiento en verano, reclama ser el mediapunta que sirva de tránsito a una zona ofensiva en la que hay dos fijos: Iago Aspas y Pione Sisto, ambos en las bandas. Ante la Real será Maxi Gómez quien ocupe el puesto de delantero fijo, si bien inicialmente ese puesto tenía ya jugador asignado: John Guidetti, recuperándose de su fractura de clavícula.

Y este esquema, que iniciará hoy ante la Real, será la base de la temporada. A la espera de que llegue un refuerzo que dé un salto de calidad en la zona ofensiva, Unzué cuenta con buenos mimbres para intentar hacer olvidar a Eduardo Berizzo, algo, a priori, harto complicado. La Real será la primera piedra para un proyecto que, aunque continuista, ha realizado un punto y aparte. Y, como para casi todos los entrenadores, el verano se hace corto cuando hay nuevas ideas que implantar. Ya lo avisa el navarro: “Hemos tenido una pretemporada muy progresiva, no me puedo quejar de cómo llega el equipo a este partido, aunque obviamente a nivel futbolístico tenemos muchas todavía cosas por hacer”. Pero la cruda realidad dice que, desde hoy, todo cuenta. No habrá mejor impulso para seguir creciendo futbolísticamente que el de los tres puntos. Que ruede el balón.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS