Centrocampismo y un Bongonda desencadenado

Un sobresaliente plan
Tenía cierta trampa el partido. Todos hablaban de la crisis ché, que parece no tener fin, y pocos hablaban de un Voro que no suele desafinar demasiado cuando le toca el ‘marrón’ de reconducir los desaguisados de sus homólogos en el primer equipo. Dio la razón el Celta a los más optimistas. Lo hizo con un planteamiento sobresaliente: ahogando a un rival necesitado en los primeros minutos, golpeando en cada llegada y sabiendo controlar las acometidas de un Valencia que, aunque desnortado, sigue teniendo muchos quilates –y millones- sobre el césped.

Théo desencadenado
Pocos, muy pocos, esperaban el rendimiento de Théo Bongonda estas últimas semanas. Quizá sólo lo esperaba Berizzo, que ha insistido con el belga por activa y por pasiva. Por algo el ‘Toto’ es el profesional en esto de los banquillos. Está devolviendo el joven extremo con goles y asistencias toda la confianza depositada en él. Volvió loco a Cancelo, que tendrá pesadillas con él, y dio soluciones por una banda izquierda que llevaba muchos meses sin producir. Participó en 3 de los 4 goles: un tanto y dos asistencias.

El fútbol es de los centrocampistas
El Celta recupera juego e intensidad en gran medida por sus centrocampistas. Cuando Berizzo ha apostado por los cuatro tenores –Radoja, Chelo, ‘Tucu’ y Wass-, los olívicos han mostrado poso y se han acercado a su mejor versión. Especialmente notables estuvieron en Mestalla Radoja y Wass. Omnipresentes, inagotables, inteligentes en lo táctico y con mordiente arriba. También Marcelo Díaz dejó detalles –espectacular descarga hace en el cuarto gol- y el ‘Tucu’ volvió a ser un baluarte, infalible. El único pero es que ellos son, junto a Pape, los únicos centrocampistas con los que cuenta el ‘Toto’. Se necesitan refuerzos.

El Celta de Kiev
Quizá lo peor del partido no estuvo en el césped. Estuvo fuera y tuvieron que sufrirlo los miles de celtistas que vieron el choque por BeIn Sports. Acompañando a Miguel Ángel Román estaba comentando el ex futbolista Dani García Lara. Completó una esperpéntica retransmisión. Dolido por el penalti de Aspas, que consideraba injusto, trató durante los 90 minutos al Celta como un equipo extranjero, un equipo que pasaba por ahí y pescó en río revuelto. No acertó ni en los nombres ni en el análisis de los jugadores. Como él, eso sí, la gran mayoría de medios nacionales: el Valencia perdió porque no les salía nada, porque su dinámica es la peor de las peores y porque Valencia, Valencia y Valencia. Ya lo que enfrente había un notable equipo con las ideas claras lo dejan para otro día. Total…

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS