A Madroa cumple con Galicia

Galicia empató contra Venezuela en un encuentro en el que participaron hasta 6 futbolistas del Celta y otros 3 más formados en A Madroa.

Sergio Álvarez, Jonny, Hugo Mallo y Aspas fueron de la partida ante la ‘Vinotinto’. Alende y Pape Cheikh tendrían su oportunidad mediada la segunda mitad y Denis Suárez, Joselu  y Jota, volvieron a reencontrarse con muchos de los que fueron sus compañeros hace unos años en la cantera celeste.

Empezando por Sergio, que pese no ser prácticamente exigido durante los 45 minutos que disputó, tuvo una gran intervención que  provocó que Riazor corease su nombre cuando sacó una mano espectacular a una falta lanzada por Otero. Siguiendo la línea defensiva, tanto Mallo como Jonny salieron de inicio. El primero jugó como central durante todo el encuentro al lado de Bergantiños primero y Alende después y cuajó un partido muy serio tanto en la anticipación como en el corte y salida de balón. Jonny, por su parte, volvió a jugar como lateral derecho durante 66 minutos hasta que fue sustituído por Pape Cheikh. El de Matamá exhibió su gran despliegue físico y buena colocación defensiva.

Pero sin duda el más feliz de la noche fue Iago Aspas. Titular partiendo desde la derecha, disputó los 90 minutos del encuentro y marcó el único gol del combinado gallego. Su sociedad con Lucas Pérez, con el que se fundió en un abrazo tras el gol,  fue una tortura para la defensa venezolana y a punto estuvo de hacer el segundo tanto tras jugada individual, pero su definición se estrelló en el palo.

También tuvieron su oportunidad los ya mencionados Pape y Alende. El primero empezó como lateral, donde ya le había ubicado Berizzo en Copa del Rey, para adelantar más tarde su posición para mostrar sus cualidades como interior. Alende, por su parte, casi no tuvo protagonismo.

Cabe destacar  también el papel de los tres canteranos del Celta que ya no juegan en Vigo. Jota, muy eléctrico durante el primer cuarto de hora del partido, a punto estuvo de abrir el marcador a los 5 minutos de partido, pero su bota no llegó a impactar de todo con el balón y se marchó a centímetros de la portería. Joselu fue la referencia ofensiva tras el descanso, pero, aunque mostró empeño, se vio superado por la dupla Aspas-Pérez. Y para terminar, Denis Suárez, quien fue quizás el mejor futbolista del choque. Como interior izquierdo encontró su lugar entre líneas para poner la pausa, el desequilibrio y el ritmo del ataque gallego.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS