Bongonda en el ecosistema de Berizzo

Théo Bongonda puede presumir de progresión en la Liga. Tras llegar el pasado mercado invernal a Vigo en medio de la mala racha que atravesaba el conjunto que dirige Eduardo Berizzo, poco se pudo ver de las cualidades que atesoraba.

Los primeros atisbos del belga permitían intuir a un extremo rápido, de corte clásico, de llegar a línea de fondo y poner el balón al punto de penalti o tirar la diagonal buscando el área, poco más se pudo ver. Pero esta campaña, ya con Théo adaptado a Vigo, conocedor del esquema de Berizzo y con el equipo en una buena dinámica, Bongonda destapó buena parte de las cualidades que dejaba ver en pequeñas porciones. Partiendo desde la izquierda, ofrece mucho más que desde la derecha. Su rol, pese a ser similar en ambas bandas (atacar espacios producto de que el ataque provenga del otro costado), es más efectivo desde la izquierda al poder usar su pierna buena de primeras. La lesión de Nolito favoreció su aparición y progresión, dejando un par de acciones de peligro por partido encarando y dejando atrás a su lateral, provocando faltas al borde del área y cargando a su defensor con alguna tarjeta. La jugada, por rutinaria, pocas veces la erraba. Pero, coincidiendo con la vuelta de Nolito y un par de partidos grises, Bongonda perdió protagonismo, en el once inicial y entrando desde el banquillo.

Analizando la situación del belga desde el prisma de la repartición de minutos y rotaciones de Berizzo, no sorprende su pérdida de protagonismo. El ‘Toto’ tiene a sus hombres de confianza, una selección de doce-trece futbolistas entre los que rota y reparte minutos de forma más o menos equitativa. Entrar ahí es prácticamente imposible. La excepción, quizás, fue Santi Mina, que pudo romper esa jerarquía, pero respondiendo más a una necesidad futbolística. La posición de Orellana en la mediapunta dejaba una vacante en banda derecha que el ahora jugador del Valencia pudo cubrir a corto plazo.
Esta temporada, con Orellana partiendo desde la derecha o intercambiando posiciones con Wass en el 4-3-3 o en ocasiones, Aspas desde ese perfil, la carencia quedó más o menos cubierta a expensas del fichaje de Beauvue. Viendo los minutos repartidos durante esta temporada, la teoría se reafirma. Doce futbolistas con más de 1.500 minutos, tres que han disputado entre 1.000 y 1.500 (entre los que se encuentra Augusto Fernández) y doce futbolistas que no alcanzan la cifra de los 1.000 minutos contando con las participaciones de jugadores del filial.

Théo Bongonda pertenece a ese grupo que oscila entre los 1.000 y los 1.500. La mayoría de ellos, los disputó durante la baja de Nolito. Después,1 minuto en los últimos 6 partidos es el bagaje que acumula. Quizás sea el mejor ejemplo de cómo es Eduardo Berizzo en esta faceta.

 
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS